En vivir con valor

Comparto un programa de Radio donde opiné sobre las imágenes de la vejez y el impacto en nuestra sociedad.

Les recomiendo detener los otros audios y videos para escuchar este (que se encuentran en otras entradas):

En Fátima, Portugal me encontré con este hombre: 
pariente de Los Pastorcillos y con una gran experiencia por la vida.

Octubre: hipócrita -sin memoria-

Por: Marlon Mora
Para este octubre será muy común recibir noticias en beneficio de un grupo poblacional importante caracterizado por un bordón que hace juego con sus canas. Por esa remembranza en su bandeja de correo electrónico recibirá mensajes cursis, presentaciones multimedia fantásticas; inclusive en su teléfono algún sms le recomendará la manera más adecuada de pasarla bien, si el colágeno ya no reboza en su cutis. Todo porque en este mes Naciones Unidas conmemora con el mundo a nuestras personas adultas mayores. Hasta el momento todo eso está bien. Lo malo está en la pobre memoria, que se tiene y en la hipocresía que se cae ante una población que se le niegan muchos derechos.
Por eso es bueno hacer memoria. En Costa Rica la población adulta mayor llega a casi el 10 por ciento y la demografía de la vejez dicta una realidad poco halagadora en el sentido del impacto del envejecimiento mundial: la reconocida pirámide de población parece más, una copa rebosante, que una figura geométrica. Esto alerta la necesidad de políticas de protección a favor esas personas porque el envejecimiento causará impactos en lo político, lo social y económico del planeta. Por eso, no será extraño que los políticos miren ese grupo poblacional como “importante” de cara a un proceso electoral.
Del mismo modo, para nadie es un secreto que la figura de la persona adulta mayor en la actualidad ya no goza del respeto de años atrás. Cada vez está más de moda estar joven y repleto de energía. Inclusive,  en el 2009 me pude cerciorar con una investigación  que en Costa Rica estar viejo es razón suficiente para desvincularle del sistema. Así, esa lejanía hacia el mayor y el culto a la belleza pueden estar arrastrando a muchos en la sociedad a abandonarlos en un hospicio blanco.
El ciclo de la vida y de los políticos. Mientras, los políticos entregan premios a nuestros mayores en hogares de ancianos improvisados para hacer la mal llamada “comunicación política”, esa conveniente donde se les ve haciendo cosas buenas y el resto del año ignoran la condición de sus conciudadanos, esos víctimas de la violencia sistemática en nuestros hogares, en la calle, cuando suben al autobús y piden un trato digno o simplemente cuando en el banco les miran “feo” porque tienen un espacio preferencial.
Tenemos una Ley 7935, Ley Integral de la Persona Adulta Mayor, que celebra trece años de ser ley de la República. Pese a tan valioso instrumento jurídico, lastimosamente muchas de las premisas expresadas en la ley en la realidad son letra muerta ante la gran cantidad de violaciones a este grupo en situación de vulnerabilidad. Una muestra: el aumento de la violencia en los mayores física, psicológica o patrimonial año con año.
Garantías de papel. La legislación existe pero no es garantía de respeto de derechos para los adultos mayores. El problema que hay no es la ley sino la poca capacidad de acción que se les da a los individuos mayores para exigir sus derechos y la falta de conocimiento de la mayoría de sus conciudadanos de tales derechos.
Este mes conmemoramos el día internacional de las personas adultas mayores, pero la memoria colectiva sigue sin darles su lugar -un respeto merecido- y por el contrario les niega su dignidad desde muchos espacios sociales. Les invito a conmemorar menos y amar más.
Un buen amigo argentino: 91 años y con la vitalidad de siempre

Imágenes de la vejez

A continuación comparto una video conferencia que impartiera, recientemente, en la Universidad Estatal a Distancia (UNED) gracias al apoyo del programa en gerontología dirigido por la Dra. Priscila Barrientos. Un agradecimiento especial por la oportunidad que me brindaron al poner de manifiesto mis experiencias e investigaciones en este caso en particular: el envejecimiento y el trato de las imágenes en la publicidad.

Dicotomía: Viejo / Joven

Primera Parte

(Para ver la conferencia de mejor manera les recomiendo ponerle pausa a la segunda parte y, de este modo, escuchar una a una la partición de la video-conferencia).

Al parecer la belleza es importante…
Belleza como brebaje fantástico
Segunda Parte
(Para ver la conferencia de mejor manera les recomiendo ponerle pausa a la primera parte y, de este modo, escuchar una a una la partición de la video-conferencia).

Publicidad y derechos humanos

Columna de opinión Con Doble M

Cuando la devolución es justo en la puerta del dintel…

¿Qué pasaría si nuestra vida iniciará cuando va terminando? De seguro las cosas serían muy diferentes por eso me he animado a darles una probadita.

Para empezar naceríamos de un sopetón abriendo los ojos, producto de un tremendo extrañismo, tal vez rodeado de hombres y mujeres, vestidos todos de blanco con guantes y miradas desorbitadas, que con instrumentos y demás complejos sistemas desfibriladores tratarían de revivir ese cuerpo inerte para salvarte la vida. El único problema de aquella peripecia sería que nunca pasaste al otro lado. No moriste sino el reloj empezó para atrás a devolverte los años.

Los primeros años serían difíciles la razón pasarías de hospital en hospital: asma, quebradora de cadera, cáncer, próstata, debilidad, azúcar, presión alta, dolores múltiples e insomnio serían algunas de las vicisitudes de ese inicio, uno tortuoso en el sentido de las intervenciones recibidas. Todas invasivas y siempre vistas desde la patología. La cama sería una compañera, que la dejarías a poquitos para migrar a la andadera, el bordón y el caminar lento.

Del estrés a la renovación del ADN

Con el paso del tiempo, las operaciones ya no serían más un trauma, porque cada vez que salieras de una cirugía en lugar de ganar cicatrices, mandarías al olvido toda marca. Tu piel volvería a la normalidad y al rebosante colágeno tan deseado en ese ADN. Ya no tendrías porque preocuparte, en vez de enfermar la cura estaría a flor de piel.

En lugar de tener nietos pasarías a tener hijos y poco a poco a ser más joven. De casado, a soltero y cada vez más vital. Cuando menos pensabas estarías haciendo el amor con toda la experticia a pesar de no saber nada: en tu primera vez.

Tus piernas serían fuertes y tu cuerpo lejos de encogerse lograría como el ave fénix levantar pecho, eliminar canas, calvicie y volver a los viejos tiempos, ahora nuevos con bríos y potencia, que solo da ese ánimo recargado de los primeros años.

Cuando la vida es nueva…

De tu ropa saldrían cada vez más moldes. Toda la enjundia de vida también llegaría a la etapa de la niñez donde poco a poco conquistarías sin saber el valor de las pequeñas cosas. Correrías con desenfreno y olvidarías las recomendaciones de los mayores en simples advertencias de mentirillas. Harías lo que te da la gana. Y lo mejor estarías perdonado por ser un peque rebelde.

Con el pasar del tiempo se te olvidaría hablar y volverías al seno de tu madre donde mediante un líquido cálido volverías de vuelta al génesis. De corazón palpitante y fibra muscular a pequeño huevecillo. Al final de la cuenta, en lugar de morir como esta es una vida al revés acariciarías el orgasmo para volver donde fuiste semilla, donde todavía no eras vida.

Ven como Dios todo lo hace bien. Estoy seguro que no sería tan maravilloso hacerlo al revés. Aunque la vejez pinte difícil, me quedo con la posibilidad de pasar al otro lado antes de quedar sin vida.


Rendimos culto a la belleza…

Por: Marlon Mora

* Fotografías: con fines ilustrativos.

Columna de opinión Con Doble M

En Costa Rica la población adulta mayor llega a casi el 10 por ciento y la demografía de la vejez dicta una realidad poco halagadora en el sentido del impacto del envejecimiento mundial: la reconocida pirámide de población parece más una copa rebosante que una figura geométrica. Alertando la necesidad de políticas de protección a favor de las personas adultas mayores, porque el envejecimiento causará impactos en lo político, lo social y económico de los países.

Pirámide poblacional con fines ilustrativos

Sumando a esto, para nadie es un secreto que la figura de la persona adulta mayor ya no goza del respeto de hace muchos años. Esa lejanía hacia el mayor y el culto a la belleza pueden estar arrastrando a muchos en la sociedad a abandonar a sus abuelos o padres de familia.

Valor. Por eso reviste de importancia el Tercer foro desarrollado por el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (CONAPAM) “Por una Vida sin Maltrato” que se realiza en el marco de la celebración del Día Mundial de la Toma de Conciencia contra el Abuso y Maltrato a la Vejez y del Día Nacional contra el Abuso, Maltrato, Marginación y Negligencia hacia las Personas Adultas Mayores.

Este año el tema se enfocará en la Convención sobre los derechos de las persona adultas mayores asunto que se trabaja y de los cuales Costa Rica tiene mucho que aportar en base a sus experiencias. Sin dejar de lado, la Ley 7935, Ley Integral de la Persona Adulta Mayor, que celebra trece años de ser ley de la República.

Pese a tan valioso instrumento jurídico, lastimosamente muchas de las premisas expresadas en la ley en la realidad son letra muerta por la gran cantidad de violaciones de derechos humanos que se ven día a día para este grupo en situación de vulnerabilidad. Una muestra: el aumento de la violencia en los mayores física, psicológica o patrimonial.

Terror en la vejez. Algunos de estos casos se refieren a la situación de personas que se encuentran subsistiendo en condiciones precarias e indignas para cualquier ser humano. Defensoría de los Habitantes ha señalado año con año esos crímenes que están acabando con nuestros hombres y mujeres.

La legislación existe pero no es garantía de respeto de derechos para los adultos mayores. El problema que hay no es la ley sino la poca capacidad de acción que se les da a los individuos mayores para exigir sus derechos y la falta de conocimiento de la mayoría de sus conciudadanos de tales derechos.

Cabe también señalar que se deriva de esta ley una preocupación proteccionista para ese grupo poblacional, donde se regulan aspectos de salud, de cuido, pero no el del rescate de la persona íntegra que aún puede participar de la vida cultural y social cotidiana, de alternativas para cuando ya se superan los sesenta años y aún pesan sobre los adultos mayores responsabilidades de otros o de su propia sobrevivencia.

Parece que tenemos miedo a envejecer…

Derechos de papel. Una vez más, se aprecia cómo en derechos humanos, la ley no lo es todo y mucho menos suficiente para la realidad social y económica de países como el nuestro. Lo anterior puede documentarse con informaciones de noticias que señalan el grave sufrimiento que atraviesan los adultos mayores.

Otro punto importante es destacar que a la luz de la creación de la ley instituciones encargadas por velar por la promoción y la protección del adulto mayor han hecho conciencia sobre su importancia en la sociedad.

De este modo, la organización de estos foros permite promover en la sociedad costarricense la conciencia social y política sobre el abuso y el maltrato a las personas adultas mayores para generar espacios de participación y reflexión al respecto. Porque definitivamente, aquí no estamos para pensar desde lo impuesto sino desde la indignación del otro que por ser persona adulta mayor ha quedado fuera del contrato: uno que debería abogar por los derechos humanos de esos humanos derechos. Mañana podrías ser vos…

Por: Marlon Mora

* Fotografias: con fines ilustrativos