Mi vida está ligada a la vida de mi mamá

IMG_0958

Esa teoría no me parece, ese teórico no conoce la pobreza: así inició esta historia.

¿Por qué decir eso, usted qué va saber?

-Aunque usted no lo crea, yo sé que es sentarme a comer, dormir y convivir con la pobreza. Usted ni se imagina. Pero te lo voy a contar; para eso tengo que hablarte de mi mamá. Pero no es con quien tanto disfrutas tomar café, ella no es mi mamá biológica.

Si mis recuerdos están llenos de dolor, tanto que hoy en día me continúa doliendo las golpizas diarias y los baños de madrugada, entre otras cosas.

¿Cómo es eso: baños de madrugada?

– Sí, cuando mi mamá tenía cólera se transformaba en una bestia. Nos pegaba. Ella llegaba de madrugada a la casa, y nos sacaba de las cobijas al baño, y venía el tormento del agua fría, que era cortada por los fajazos.

Mi memoria está llena de dolor, más que las aguantadas de hambre. Yo recuerdo que mi mamá se iba con cualquier hombre del pueblo y luego aparecía con comida. Eso, era un festín, talvez teníamos ocho o quince días de comer solo plátano. Ah, todos participábamos de esa comelona, hasta mi papá, que en realidad es mi padrastro. Allá solo se podía trabajar en el campo y él tiene un problema del corazón, por eso en la casa nunca hubo una entrada estable de dinero.

¿Qué pasó con su familia?

– Por la misma situación perdí contacto con ellos por algunos años. Le continuó mi historia. A mis hermanas y mí nos acompañó la pobreza y el descuido. Rodamos por todo el país. Mi mamá nos llevaba a casas y luego se iba sola, ahí nos dejaba varios días. Pero no íbamos juntas sino que nos dejaba solas, cada quien en una casa distinta y justo cuando uno se empezaba a acostumbrar, aparecía ella y nos llevaba a otra casa, con una familia distinta.

Un día mí mamá encontró una casa fija para vivir, acá en San José. Todo mundo feliz, ya no íbamos a estorbar en la casa de conocido y desconocidos. Yo pensaba que se acabarían los peligros. Pero fue peor, el peligro llego a nosotras.

Se alquiló un cuarto de la casa, con todo incluido hasta mi amabilidad. Mi mamá me decía que tenía que ser amable y buenas con el inquilino. Cuando ella estaba ausente, éste tipo abusaba de mí y de mi hermana, después llego a descararse y tocaba nuestro cuerpos en presencia de ella. De solo acordarme me da mucha tristeza, asco y cólera, me siento impotente hacia el pasado.

A pesar que, el maldito se fue de la casa, ya nos había dejado marcadas. La situación continuó tensa y desagradable. Entonces decidí irme de mi casa y le conté a doña Rosa una vecina que me quiso mucho. La conocí desde pequeña, ella me cuido durante esas instancias obligatorias a las que mi mamá me sometió a vivir.

Doña Rosa le contó de mí a su patrona quien se preocupó de inmediato, pensó en denunciar la situación a la institución pertinente. Por lo visto a ellos tampoco les importó, ya un par de vecinos habían denunciado la situación, y continuaba igual.

Entonces, mami Marta me recibió en su casa, mientras mejoraba la situación, pero esta nunca se dio y fue alcanzada por el periodo de matrícula del colegio. Imagínese, mi mamá llegó a autorizar la matricula, y luego se esfumó.

Mi mamá nunca nos dijo como obtenía dinero. Pero una va creciendo y atando cabos. Yo tenía presente los comentarios mal intencionado que hicieron mis tías o gente de las casas donde me dejaba.

¿Qué decían?

– Acompañado de un tono sarcástico indicaban: “Sí, su mamá trabaja de masajista” acompañando de un tono irónico y mal intencionado. “Esa mujer hasta se mete en los cuartillos del Centro de San José”. También se referían a ella como, una mujer alegre, una mujer desordenada, una grandísima puta, entre otras cosas.

Cuando yo me sentí preparada para escuchar lo que ya sabía, toque la puerta indiciada para confirmarlo. Él me comento que mi mamá se dedicó a la prostitución, y que trabajo tanto sola y protegida. Por eso digo que mi vida está ligada a la vida de mi mamá.

IMG_0919

Las fotografías y el aprendizaje

IMG_0829

Experiencia en Reviviendo Historias

Las fotografías y el aprendizaje

Esta es una historia escrita por Pamela una de nuestras colaboradoras de nuestro proyecto. El aporte que realicé en el proyecto Reviviendo Historias fue desde un principio desinteresado, a manera de respaldo con la hermana de un amigo: Gineth Rivera; al transcurrir el proceso de fotografías me comentaron los ideales del proyecto y sus objetivos, el tema de la prostitución fue en el que participé, al inició fue algo tedioso pues nunca había realizado algo así, las fotografías finales quedaron muy bonitas, no sabía que podían quedar bien.

Al transcurrir la sesión notamos la reacción de las personas en diferentes sectores de Heredia, personas en su mayoría hombres curiosos, seguramente pensaron que yo estaba trabajando, pues algunos se estacionaron cerca del espacio de trabajo, esto fue una situación un poco incómoda, pero no tan difícil de solucionar, pues se pidió que despejarán el lugar.

En la segunda oportunidad, participé en una sesión de fotos con otra muchacha pero esta vez, fuimos fotografiadas por dos personas y además tuvimos un poco de público éramos alrededor de siete personas, esto fue un poco abrumador, pues uno no tiene tanta libertad de expresarse frente a personas desconocidas. Asimismo la sesión fue un poco más larga, es comprensible puesto que habiendo más personas existe más posibilidad de aportar más ideas y esto con lleva a una discusión y debate acerca de cómo y dónde realizar las fotografías.

Al realizar esta participación a veces uno piensa cómo debe ser la sensación de las personas que se dedican a la prostitución en todo momento, las miradas están encima de uno todo el tiempo, las personas son muy curiosas y a la vez la sociedad tiende a juzgar todo lo que observa, sin conocer las situaciones reales.

IMG_0892

Un día de prostituto

IMG_0946

Experiencia en Reviviendo Historias

Un día de prostituto

Este es un texto de nuestro colaborador Hermes, quién se aventuró con nosotros en Reviviendo Historias con un trabajo fotográfico para relatar un día en la piel de un joven dedicado a la prostitución. A continuación sus palabras:

Formar parte de los sectores oculto-marginados no me resultó tan extraño: la única diferencia es asumir el papel de prostituto, aunque me fue trabajoso involucrarme en el papel, porque me sentí comprometido hacerlo por una causa y no como algo meramente cotidiano me entusiasmo a respaldar el proyecto de mis amigos.

Esta experiencia resultó interesante en lo personal sobre cómo se construyen las identidades masculinas y aquellas acciones que los hombres pueden darse el lujo de hacer, sin que ello suponga que se es de una orientación sexual no aceptada; esto se evidencia cuando se accede a algún tipo de acciones, ya que siempre pasan por una risa política y choteada, pues actuar con naturalidad es una aceptación de aquello que se considera extraño en alguien “normal”.

Otro elemento que llamó mi atención es la connotación visual de la prostitución masculina y femenina. Mientras estábamos en diferentes esquinas de Heredia, observé que quien más captaba la atención eran las mujeres, más considerando que son delgadas, súper femeninas y utilizaban tacones y vestidos cortos; es decir, cumplen con la expectativa masculina de la mujer estéticamente correcta para provocar placer visual y desencadenar otras emociones.

Quizá si mi atuendo resultó más serio respecto a las mujeres, pero considerando esta experiencia pienso que la feminidad bajo un esquema de perversión socava las más ocultas pasiones de cualquier individuo.

IMG_0939

Sexo, sexo, sexo: crónica de un ritual esperado (II Parte y final)

Sexo

Nervios atacan en esa primera vez.

Crónica de un ritual esperado 

Por: Roberto Blanco Ramos / historiador

“Solo sé que por fin no hemos encontrado, y que tú eres el príncipe vehemente y yo soy la princesa inclemente” Roberto Bolaños, Putas Asesinas.

1:00 am, lo que falta de la noche, la hora de hacerse hombre (Segunda Parte)

Luego de despedirse de algunos amigos y de aquella que te conté, había que enrumbarse al lugar esperado. El joven, Luis, Toño, y dos amigos más emprenden el viaje en un taxi. En el camino el joven recuerda lo que una vez le dijo su padre.

-Mirá papito, la cosa fue así, la primera vez que fui estaba en Honduras, bueno ya sabes que yo estuve allá toda mi adolescencia, y como yo desde que tenía catorce años trabajaba en el ambiente hotelero, tenía mis contactos, vos sabes. Fue en un momento en el que yo tomaba un montón, vea ver webon no quiero que siga estos pasos, te podes tomar una que otra birrita, pero que no se te haga costumbre. Bueno la vara es que nos fuimos unos compañeros y yo a uno muy tuanis cerca del hotel en que yo trabajaba, solo había buenos quesitos, vieras mae que cositas me encontré esa ves, hasta un privado me regalaron. ¿Y sabes por qué?, y esto nunca se me va a olvidar. Fíjate que cuando llegué a la entrada, un chavalo no me va diciendo, ¡mirá vos el hijo de carne seca!, que haces aquí, hoy su papá no viene por estos lados, pero bueno aquí te tratamos bien, disfrute bastante bienvenido…

-Mae webon ya llegamos, ¿qué le pasa? Está como ido ¿En qué piensa playo?

– Ah mae sí ya se perdón ¿Cuánto hay que pagar?

El taxi marcaba 4500 colones, luego de dividirlo entre cinco, todos se bajaron, menos el joven, era la hora precisa para cerrar el plan maestro.

-Disculpe señor, usted cree que le pueda pedir un favor, antes de entrar al chate ese, es que ahí supongo que hay mucho ruido es para llamar a la güila y decirle que ya llegué donde un compa, y bueno usted me entiende es para que no escuche nada raro, ¿puedo hacer la llamada aquí en el carro?

-Claro hágale, lo que uno tiene que hacer verdad, para que no se den cuenta ja, ja, ja- le respondió el taxista.

El nombre de aquel lugar rememoraba a un clásico dibujo animado, de los años sesenta y de color rosado. Juzgue usted estimado lector de cual se trata. El precio para entrar al lugar “venerable” era de 5000 colones, e incluía dos tragos, sin embargo a esas alturas el joven ya no quería tomar más.

1:30pm, todos los compas se sientan a observar el espectáculo, dos mujeres muestran sus cuerpos semidesnudos en una especie de escenario, falta poco para que se conviertan en cuerpos desnudos. El joven no observa nada novedoso de lo que pudo haberse imaginado, de cómo era aquel lugar esperado. Sin embargo, hubo algo que sí le llamo la atención, y que le puso los nervios de punta. Un hombre corpulento es subido al escenario, las dos mujeres comienzan a desvestirlo, entre abucheo y rechifla el hombre se ve muy perturbado. Acto seguido una voz se escucha como en una especie de altoparlante.

-Aquí si señores solo lo mejor, les presento al cumpleañero de la noche, muchachas denle su regalo. Y ustedes, estimado público, sigan disfrutando de la noche, la birra Heineken está en muy buen precio. En ese preciso momento, el joven no dejaba de mirar al pobre hombre que hacía el ridículo, y solo en una cosa pensaba: puta pobre mae ese, ni siquiera se le ha parado, debe estar cagado.

Una vez terminado el espectáculo, la voz se volvió a escuchar.

-Señores, ¿tendremos a otro cumpleañero que desea su regalito?

El semblante del joven comenzó a ponerse rojo, –mae cabrones ni se les vaya a ocurrir decir que yo, que los mató.

-Tranquilo mae lo del cumple queda entre nosotros- dijo Luis para tratar de calmarlo.

Faltando 15 minutos para que fueran las dos de la mañana, la mujer observó al joven con una mirada provocadora, había escuchado que el joven estaba cumpliendo años, eso significaba la oportunidad perfecta para sacarle una buena platica. El joven sitúa su mirada en la mujer y esta le coquetea inmediatamente. El joven piensa: ¿Será que con esta tengo suerte, puta no se ve tan mal, pero me cago no creo que vaya a poder, estoy muy nervioso, mierda que es lo que me está pasando? No puedo quedarle mal a Luis y a Toño, esos maes si se mandaron, y no les ha pasado nada. Bueno a ver qué pasa…

Con estos carajillos si me gano alguito, especula la mujer.

-Y que guapillos, ¿quién me invita a un trago? ¿Quién es el afortunado cumpleañero?- había preguntado la mujer. Por supuesto que ella sabía quién era el cumpleañero, aquel quien se le había quedado viendo con una contemplación de lujuria y excitación, o ¿era eso lo que ella pensaba? Aquel miramiento se pudo haber interpretado de muchas maneras, poseía algo de excitación es cierto, pero también algo de nerviosismo, ansiedad y culpa. Esta última, por aquella persona a la que el joven le había mentido de forma descarada, o, ¿era acaso una forma consuetudinaria que de ahora en adelante podría ponerse a prueba?

– Y entonces, ¿me prestan al cumpleañero un ratico?, -dijo la mujer.

– Ahí te hablan webon,- comentó Toño.

Después de aquel comentario, la mujer emprendió un paulatino desplazamiento hacia donde estaba sentado el joven. Cuando llegó a su meta, la mujer se sentó sobre el joven, el sudor del joven era evidente, sobre todo cuando aquella corta enagua exhibía la ropa interior de la mujer.

-Tranquilo mi amor que yo no muerdo, a ver invítame a un tragito.

– Eh es que ahorita no tengo plata, pero tengo este cupón que vale para un trago.

– No mi amor, ese no cuenta, ¿no querés disfrutar un ratico conmigo?

Esa primera plática, le había bastado al joven para darse cuenta de que esa madrugada, no se iba a convertir en todo un hombre, una mezcla de emociones que iban desde repulsión, al verle la boca a la mujer, la cual evidenciaba una dentadura muy deteriorada, hasta una tremenda sensación de temor, porque si el joven le hubiera seguido la corriente, aquello podría haberse convertido en su primera vez.

El joven apartó de forma abrupta a la mujer, esta a su vez se puso algo enojada, un disculpe ahorita no puedo, no le fue suficiente para mandar al carajo al joven.

-Mae mae lo veo muy mal, cabrón- dijo uno de los amigos del joven.

– Mae diay la verdad no sé qué me pasa.

En ese momento la mujer encontró consuelo con otro hombre, quién estaba sentado al frente de los cinco jóvenes. Inmediatamente, una ofensa que pretendía herir la hombría del joven, se pudo escuchar:

-¡Jueputa, este si es un hombre de verdad!

5.00 am: La mujer llega a su casa, una sonrisa de su hijo le basta para saber que su jornada laboral ha concluido.

Pero pa, decime la verdad, ¿enserio ese día estuvo tan tuanis?, ¿pudiste, bueno vos sabes, hacer aquello? Mirá papito si disfruté bastante, pero bueno, te voy a decir la verdad no pasó nada, yo eso ya lo había hecho desde hace tiempo, no tuve que ir a un lugar de esos para hacerlo….

-¿Qué hora es, webon?,

-Las once de la mañana

– ¿Mae en que piensa?

– No en nada, tranquilidad.

Sexo, sexo, sexo: crónica de un ritual esperado (I Parte)

Primera vez

La primera vez…

Crónica de un ritual esperado

Por: Roberto Blanco / historiador

Para mi tata (1958-2015), con todo cariño

El punto de partida: El anhelado viernes por la noche, primera parte.

7:00 pm, en un barrio capitalino una mujer se alista para su jornada laboral. En aquel barrio, ya casi no hay gente en las afueras, todos buscan el refugio de la noche en sus hogares. Los niños han terminado de jugar desde la cinco de la tarde, los vecinos regresan de sus trabajos, cansados de venir estrujados en el bus, “avancen en doble fila colaboremos”, es lo que escuchan una y otra vez. Cuando se bajan del bus deben caminar por calles solitarias, ansían llegar a sus casas y descansar. Algunos trabajan al día siguiente, mientras que a otros les toca madrugar. En algunas esquinas se puede vislumbrar a ciertas personas, que son vistas por los vecinos con malos ojos.

– “Cuando aprenderán esos cabrones” le dice un vecino a otro. Mientras que esos individuos catalogados como “parias”, siguen en lo suyo.

– Aquí antes todo era distinto, insiste el vecino.

7:45 pm, la mujer continua alistándose, luego de una ducha con agua fría, escoge su vestimenta, unos tacones de color blanco pueden ser los indicados, sus talones ya están acostumbrados al cansancio de esos tacones. Una enagua de color negro le combina con su blusa de color negro con puntos blancos. En un cuarto solitario se escucha a un niño llorar, que hijueputa carajillo más necio, ya va a empezar a joder, piensa la mujer. 8:00 pm, una cena provechosa le espera en la cocina, necesita de buena energía para que la noche le rinda. 8: 15pm, palabrea con una vecina para que le cuiden a su hijo.

-¿A qué hora te espero hoy?- le pregunta su amiga.

– Siempre te digo lo mismo, no seas necia, todo depende de cómo este la noche- le responde la mujer.

-Bueno ya sabes espero una buena paga, no te hagas la maje que ya me debes una plata, y ya me estoy hartando de cuidarte al carajillo.

-Shhhh no seas necia que yo te pago, ¿cuándo te he quedado mal?

– Bueno bueno, ya de por si le agarré cariño al güila.

8:30pm, los últimos retoques, una buena maquillada, siempre hay que estar presentable para estos cabrones, recapacita la mujer. 8:45 pm, se despide de su hijo, que por fin ha logrado dormirse. 9:00pm, el inicio de una larga noche.

-Que Dios te acompañe, le dijo su amiga.

8:00 pm, en un barrio en Rohrmoser un joven se alista, para lo que será una noche de ensueño. Claro, lleva dieciocho años esperándola. Conmemora mentalmente lo que una vez su padre le dijo: mirá esto hay que hacerlo siempre, es parte de la vida, nada más no tomes demasiado porque después la goma es mucha, y dejá de fumar cabrón porque si no vas a terminar como yo. En la ducha reflexiona en torno a las mentiras que tendrá que inventarle a su novia. Después le inventó que fue idea de Toño, ese mae es un necio para estas varas, ya ha ido a varios lugares de estos, la verdad si promete, no voy a ser tan playo de decir que no, se dice a sí mismo. Cuando terminó de bañarse otro recuerdo, lo mantuvo ocupado mientras se ponía su ropa.

Mae mae imagínese cuando ya podamos comprar guaro con toda tranquilidad.

-Sí la verdad estaría en todas, y ya no tendríamos que hacer el bañazo, de pedirle a alguien que nos compre el guaro.

– Y los blancos, yo no tomo si no hay blanquitos para matizar.

– Bueno, bueno, ese chavalo se ve buena nota, ¿a quién le toca preguntarle?, Luis mae no te hagás el ruso, porque te toca a vos pedirle.

En el preciso momento en que Luis, se disponía a hacer la hombrada con la finalidad de poder embriagarse toda la noche, Toño lo interrumpió, Luis y el otro joven se quedaron atónitos.

-Di webon que pasa, -exclamó Luis

– Mae sorry lo que pasa es que se me vino algo a la mente.

-¡Que putas!- gritó Luis de forma iracunda.

-Suave déjeme explicarles, cuando tengamos cédula no vamos a ponernos a tomar como locos, antes hay que hacer algo más importante, que obviamente también incluye guaro.

– ¿Qué cosa es?- preguntó el otro joven.

-Vean maes, vamos a hacer un pequeño ritual, cada vez que uno de nosotros cumpla dieciocho años, va tener que ir a un night club, para iniciarse en la vida real…

Y así fue como llegó aquel esperado día, le tocaba el turno a él, esta vez tenía la ventaja de ir acompañado, ya que Luis y Toño tenían la edad suficiente y ambos ya habían pasado por aquel ansiado ritual.

Después de aquella refrescante ducha y de escoger su atuendo, el siguiente paso era comer. Por supuesto, la plata no le daba para tanto, la comida en aquel bar podría resultarle muy cara y aparte lo importante era tomar, tomar y tomar. Cuando bajó a la cocina se preparó unas pizzas congeladas, ese suculento manjar le bastaría para no gastar en comida. Acto seguido una especie de interrogatorio le aguardaba.

-¿Bueno cuál es tu plan?,- le preguntó su tía, que desde hace varios días le daba posada. Claro, no quería llegar a su casa en un estado deplorable de ebriedad.

– Voy con Toño y Luis y otra gente a aun bar cerca de aquí-, respondió con un tono de nerviosismo.

-¿Y aquella que te conté, no va ir?, pregunta su tía.

– Ehhh sí sí llega con una amiga-dijo el joven. Aquella afirmación le hacía pensar en que una sola persona podría arruinarle su plan, tenía que planificarlo de forma muy meticulosa, cualquier metida de pata, significaría el final de una relación, que en el fondo no tenía ni pies ni cabeza. Que hijueputa vida con estas viejas, porque la mía será tan celosa y a veces tan controladora, no podrá entender que esto hay que hacerlo, que forma parte de la vida de un hombre, me cago en todo, bueno ahí veré que hago si se da cuenta, pensó el joven mientras digería sus pizzas.

– Bueno ya sabes ahí tenés las llaves de la casa, igual yo no soy como tu mama que tiene que esperarte a que llegués para ponerse a dormir.

– Sí muchas gracias tía, ahí llego…

9: 45 pm. La mujer se siente como en su segunda casa. A esta hora no hay mucho movimiento dentro de aquel lugar. Espero que la noche sea buena, bueno todavía es temprano, a estos cabrones hay que esperarlos un poco más tarde, cuando ya vienen hasta la mierda de borrachos, mejor así sueltan más platica, especula mentalmente la mujer de forma impaciente.

10:00pm, ha pasado una hora desde que el joven, junto con Luis, Toño, la persona que podría arruinarlo todo y otros compitas, disfrutan del ambiente relajado del bar. Al joven le llueven las felicitaciones, junto con algunas aseveraciones acerca de las proezas que de ahora en adelante podría realizar.

-ja, ja, ja este cabrón no aguanta nada, ya se está poniendo muy pegado, y con nada.

-mae di webon, si lleva como seis shots de tequila ja, ja, ja y todos para celebrar que el muy webon ya no tiene que decirle a alguien que le compre sus blaquillos.

El guaro comienza a jugar un rol protagónico en su plan, le promete cielo y tierra a la persona que podría arruinarle la noche, ella sugiere que solo cuando está borracho se pone tierno. Pero no importa, el guaro consumido lo convierte en todo un experto en frases dulces y amorosas que cautivan a aquella que te conté, como le decía su tía.

-mae ve con esta mujer yo quiero pasar el resto de mi vida, no ves lo buena que es, ¿mi amor usted sabe lo mucho que la amo verdad?- afirmaba y preguntaba una y otra vez el joven, claro especulaba, aunque estuviera borracho, que eso ayudaría a concretar su designio de masculinidad. Aquel que esperaba día y noche desde que empezó el año, el año en que se convertiría en todo un “machito”.

Canción de la prostituta

Bertolt Brecht

Prostituta

Fuente de la imagen culturacolectiva.com

Canción de la prostituta

1

Señores míos, con diecisiete años

llegué al mercado del amor

y muchos he aprendido.

Malo hubo mucho

pero ése era el juego.

Aunque hubo Cosas que sí me molestaron

(al final y al cabo también yo soy persona).

Gracias a Dios todo pasa deprisa,

La pena incluso también el amor.

¿Dónde están las lágrimas de anoche?

¿Dónde la nieve del año pasado?

2

Claro que con los años una va

más ligera al mercado del amor

y los abraza por rebaños.

Pero los sentimientos

se vuelven sorprendentemente fríos

Si se escatima tanto

(al final y al cabo no hay provisión que no se acabe)

Gracias a Dios todo pasa deprisa,

a pena incluso; también el amor.

¿Dónde están las lágrimas de anoche?

¿Dónde la nieve del año pasado?

3

Y aunque aprendas bien el trato

En la feria del amor,

transformar el placer en calderilla

nunca resulta fácil.

Pero, bien, se consigue.

Aunque también envejece mientras tanto

(al final y al cabo no siempre se tienen diecisiete)

Gracias a Dios todo pasa deprisa,

La pena incluso; también el amor

¿Dónde están las lágrimas de anoche?

¿Dónde la nieve del año pasado?

Entubando el prejuicio

Fotografía tomada de internet.

Fotografía tomada de internet.

Baile de tubo: entre el tabú, el arte y el deporte

Por: Jefferson Porras / historiador

El “Pole dance” o baile de tubo es una disciplina que vio su origen en Inglaterra a mediados de los años ochenta y que históricamente ha sido rechazada por la sociedad. Los prejuicios -Ungaretti- evitan que se observen los beneficios corporales y mentales que brinda a los participantes. A pesar de esto se ha convertido en una de las actividades favoritas de hombres y mujeres en todo el mundo.

Socialmente esta disciplina seguirá siendo un tabú, especialmente a que es asociada por muchos a clubes nocturnos y considerada como una herramienta o antesala para la prostitución. Sin embargo, los prejuicios de la práctica del baile de tubo han venido aumentando considerablemente . Lo anterior es una muestra de un cambio de mentalidad, de la capacidad de adaptarnos a nuevas ideas y de la búsqueda de maneras innovadoras de ejercitarnos y sentirnos bien con nosotros mismos.

¿Acaso hay una línea invisible que divide el baile de tubo de un deporte? Resistencia, fuerza, elasticidad y potencia, todo junto con expresividad y coordinación. Además de la elasticidad que se necesita, quien practique esta disciplina requiere de resistencia y fuerza para completar las piruetas que son juzgadas bajo un exigente reglamento que establece parámetros, estándares y un sistema de puntuación general.

Aunado a eso y al igual que en muchos deportes, la sensualidad juega un papel preponderante, pero debemos comprender a la sensualidad como una estimulación emocional, alejándonos un poco de la idea de que es un estímulo emocional estrictamente ligado al acto sexual. Esa sensualidad que puede trasmitir el hombre y la mujer es innata, pero se redirecciona dependiendo de la intencionalidad que tenga el receptor visual. En este sentido el baile de tubo no es el único, ya que una persona también puede desbordar su sensualidad a través de un tango, una bachata, una danza árabe e incluso a través de un baile de salsa.

Debido a esto se da la confusión de si debe ser considerado un deporte o simplemente un baile erótico. Pero definitivamente debe ser considerada una disciplina deportiva, es una sumatoria de cualidades, fitness, danza, pasión entrenamiento, creatividad, fuerza y arte aéreo por mencionar solo algunas. Con la creación de la Federación Internacional del Deporte de Tubo por sus siglas en inglés (IPSF) se planteó como objetivo claro que el baile de tubo sea reconocido oficialmente a nivel mundial como un deporte, debido a que quienes lo practican se consideran atletas y quieren que las personas los reconozcan.

La institucionalización -Habermas- del baile de tubo trajo consigo algunos cambios, con el fin de alejarse del sentido erótico del baile, por lo que ahora en las competencias no se puede usar zapatos o quitar prendas, además de cambiar su nombre de baile de tubo a deporte de tubo o “Pole Sport”.

Para convertirte y ser reconocido como un deporte olímpico primero se debe de tener un organismo internacional, con sus comités, programas, códigos de puntuación, jueces, políticas, constitución y federaciones nacionales y regionales, todas con su propia organización. Pero antes de ser considerado por el Comité Olímpico Internacional, un deporte tiene que ser aprobado por el SportAccord, que es la unión internacional de federaciones deportivas y para esto se debe de tener por lo menos a 40 federaciones asociadas en cuatro continentes, así como cumplir con los requerimientos de la Agencia Mundial Anti Dopaje. Este proceso dio inicio en el 2009 y en tan solo 6 años ya cumplen los requisitos para que en las próximas olimpiadas sean categoría olímpica.

A pesar de esto existe un temor latente por parte de la Federación Internacional de Deporte de Tubo de que su petición sea rechazada, debido a esa gran cantidad de prejuicios existentes a esta actividad, podríamos pensar que existe de nuevo una línea invisible de moralidad y prejuicio. Seria inocente pensar que existe una diferencia muy marcada entre la gimnasia artística y el deporte de tubo. Solamente los divide el prejuicio, ese que ha arrastrado esta disciplina desde su creación en los clubes nocturnos ingleses, prejuicio que para muchas personas es un coqueteo entre el baile y la prostitución. Pero en realidad es un coqueteo entre el arte, la disciplina y esfuerzo.

Fotografía tomada de internet.

Fotografía tomada de internet.

Reviviendo historias

Nuestro proyecto universitario propone hacer una historia más cercana a la gente; partimos de la idea de que la disciplina histórica necesita relacionarse con otras disciplinas y campos del saber que vinculen la cotidianidad con la ciudadanía.

El sujeto históricamente invisivilizado tendrá la posibilidad de superar su condición de opresión. Tomando como base la idea subyacente de Freire, creemos que en el reconocimiento de estos sujetos está su liberación. Se les reconoce sus derechos como seres humanos con una historia, y como parte de ella.

Queremos dar a conocer a través de distintas estrategias comunicativas, historias, pero más que historias vivencias. Intentamos no desvincular las prácticas académicas de las cuestiones relacionadas con las experiencias y anécdotas: humanizando la historia.

Para lograr Reviviendo Historias, la Maestría en Historia Aplicada de la Universidad Nacional nos facilita un potente equipo de trabajo: Roberto Antonio Blanco Ramos desde la historia urbana y la sociología histórica; Jefferson Porras Ramírez desde la historia política y la historia del poder; Gustavo Rodríguez Rodríguez desde la historia agraria; Gineth Rivera Cerdas desde la historia de la infancia; Juan Félix Picado Blanco desde la historia eclesiástica; Alejandro Mora desde la historia ambiental.

Todos conformamos un equipo que durante los próximos meses les llevaremos historias frescas y nuevas, en todas sus dimensiones: producción audiovisual, fotoperiodismo, ensayos, reportajes, infogramas; dirigido hacia la temática de la prostitución.

Este es el logo de nuestro proyecto.

Este es el logo de nuestro proyecto.

“Corro porque Jesús recompensará mi esfuerzo”

Crónica Romería 1 de agosto 2015

“Corro porque Jesús recompensará mi esfuerzo”

Por: Gustavo Rodríguez / Roberto Blanco.

  • Entre el milagro esperado y el cuerpo ejercitado

8:00 am: En el punto de arranque, como sí se tratara de una carrera para alcanzar la meta esperada y adentrarnos en una de las tradiciones religiosas más concurridas de Costa Rica. Nuestro destino, fue la Basílica de los Ángeles en el Centro de Cartago. Nuestro objetivo: Conocer la perspectiva cotidiana, cultural y simbólica de los feligreses hacia esta celebración de cada 2 de agosto.

No obstante, existió un interés significativo en conocer y relatar las conexiones de la creencia religiosa y la práctica del deporte como una actividad para mantener la salud óptima para el cuerpo. Llegamos a nuestro destino alrededor de las 9:00 de la mañana. Al llegar al lugar pudimos categorizar a diversos tipos de personas. Desde aquellos que la realizan como un verdadero acto de fe y por otro lado, aquellos que la realizan de forma recreativa. Luego de examinar etnográficamente el lugar, decidimos entablar conversaciones con algunos de los romeros.

Varias de estas conversaciones giraron en torno a promesas, milagros y favores concebidos para con la Virgen de los Ángeles. Las promesas evidenciaron un estrecho vínculo para agradecer algunos milagros concebidos. Siempre se resaltan milagros vinculados con problemas de salud, disputas familiares, drogadicción, trabajo, y hasta como nos comentó una creyente: “hacerme el favor de salvarme la vida en un accidente de carro a mí y a mi familia”.

Conforme fuimos recorriendo “el lugar sagrado” nos encontramos con una larga fila para poder acceder al “agua bendita”. Sobre esta situación hubo un aspecto que nos llamó la atención. El “agua bendita” se convierte en una actividad de tipo comercial para beneficios de la parroquia.

Logramos observar botellas a 500 colones en las diversas tiendas junto con artículos como rosarios, brazaletes, broches y otros recuerdos o artesanías de la Virgen. Siguiendo el recorrido hubo un elemento que nos llamó la atención; también la historia se ha logrado comercializar con frases concurrentes que invitan a la población a realizar tours en la basílica. Se preguntará usted lector cual es la frase, pues aquí se la presentamos: “Viva la fuerza de la historia”.

Pero ahora sí a lo que vinimos ¿Existe un vínculo entre la actividad o culto religioso a la Virgen de los Ángeles y el deporte como práctica física? Creemos que el haber encontrado a un romero con una camiseta deportiva con el lema “Corro porque Jesús recompensará mi esfuerzo”, que lleva el título de esta crónica, puede dar mucho de qué hablar.

Por un lado algunos solo realizan actividad física mientras que otros la relacionan con la fe. Con algunos grupos de ciclistas y atletas se pudo percibir una relación vinculada con lo establecido por el autor Xavier Pujadas cuando indica que el deporte se puede concebir con una mera actividad física que requiere de una serie de entrenamientos pautados por una serie de normas.

Observamos a un grupo de personas que practican el atletismo. Con ellos se logró percibir una actitud en base a una serie de normas deportivas que se tenían que cumplir. Por otra parte, con otras personas distinguimos como la fe puede trascender otras latitudes, como mencionaron algunos “la unión hace la fuerza”. Sobre esta situación vale la pena destacar lo estudiado Carmen Mercado quien menciona que en el deporte se pueden percibir fuerzas mágicas o divinas que generan una serie de estados emocionales. En tal sentido, los deportistas buscan ese estado trascendente de éxtasis, que en este caso es llegar a la meta final como lo es la Basílica.

Asimismo, con las manifestaciones deportivas observadas, se puede concluir como menciona Pujadas, que efectivamente el deporte sobrepasa los límites de una actividad física y se estructura como una construcción social que puede llegar a expresar sentimientos que en este caso van de la mano con la fe, estados de ánimo, cuestiones morales y percepciones del mundo.

Nos despedimos de la negrita al ser las 11:30 am. Con esto nos queda claro que la religión puede ser el “hidratante” más efectivo si a usted le gustaría caminar de Uvita (Provincia de Limón) hasta Cartago. Eso sí, recuerde hacer buen un estiramiento antes de tomar esa decisión.

IMG_2575

Fotografía Roberto Blanco y Gustavo Rodríguez.

IMG_2577

Fotografía Roberto Blanco y Gustavo Rodríguez.