Desnudando a la ley

descarga (1)

Ley, prostitución y policías.

  • Conociendo la prostitución de los años 70’s y 80’s desde la óptica policial

Por: Gustavo Rodríguez / historiador

¿Cómo es el mundo de la prostitución? Es una pregunta que muchas personas se realizan, porque es una actividad frecuentada por gente de toda clase social hoy en día. Pero ¿Cómo era en épocas anteriores? ¿Cómo podemos observar esta actividad desde un punto de vista diferente? Con estas interrogantes nos dimos a la tarea de encontrar a personas vinculadas a la policía de nuestro país que nos den su testimonio. Nuestro objetivo es conocer la perspectiva cotidiana e imaginaria de la prostitución en las épocas de los años setenta y ochenta.

Sin embargo, el poder encontrar alguien interesado en relatar sobre dicha temática representó una tarea ardua, que con el pasar de las horas de un 15 de agosto durante la cena familiar pudo ser resuelto de una forma excepcional. Durante una cena conversábamos de todo tipo de temas, hasta que surgió mi curiosidad en todo su esplendor, porque recordé que mi suegro Alvaro Alvarado, fue ex sargento de la fuerza pública. Cuando lo conocí me relataba sobre las redadas que realizaban en diferentes puntos de la capital.

Al recordar esto, busque centrar la conversación con él. Es en ese momento en el que le preguntó ¿Cómo era la lógica de la prostitución en esos años? Es ahí donde todo giraba entorno a las investigaciones que él realizaba como trabajo diario de policía. Siempre resaltaba las redadas realizadas en los prostíbulos, con el fin de encontrar a los chivos y desarmar la actividad de las pongeras, porque a pesar de que es un trabajo para muchas mujeres es una actividad “ilegal” ante la ley. Al yo hacer una seña de curiosidad por conocer más sobre dichos términos el comentó: “Los chivos son aquellos que se encargan de proteger a las prostitutas, es como un tipo de jefe a quien deben dar sus ganancias y tienen que acostarse con ellos a cambio de protección. Las pongeras es un tipo de robo organizado, donde las prostitutas buscan atraer a un cliente y cuando ya lo tienen seducido llegan entre dos a tres prostitutas más para extraer sus pertenencias”.

Conforme fue avanzando la conversación, tenía asombro sobre cada punto que don Álvaro nos relataba. Primero que la prostitución se ve relacionada con las drogas. Sobre este punto hubo un aspecto que llamaba la atención. Las drogas se convierten en una actividad frecuente, debido a que a través de la prostitución pueden esconder los beneficios que tienen para los involucrados dentro de la actividad.

Asimismo, iban surgiendo más curiosidades sobre la prostitución. ¿Al realizar redadas que encontraban dentro de las carteras o bolsos? don Álvaro fue claro en mencionar que las prostitutas frecuentaban condones, drogas, gas pimienta, pistolas, cuchillos, carnet de salud, entre otros. ¿Carnet de salud? Algo que me pareció curioso, y que los oficiales pedían para ver que estuvieran al día y libres de enfermedades como SIDA. Tuve mirada de asombro al escuchar algo que es difícil de ver desde mi perspectiva pero que nos ayuda a comprender que llevaban estos utensilios para defenderse en caso de que algún cliente busque aprovecharse de ellas.

Era gratificante observar la energía y pasión con la que don Álvaro cuenta sus anécdotas. Tanto así que pude conocer los lugares en los que la policía identificaba la realización de la actividad, el costo, los nombres que más utilizaban y la vestimenta. Sobre esta situación destacó: “Es muy parecida a la actualidad. Esto por lugares como parques, hoteles, casas privadas, pensiones, incluso casa propia con un valor desde los 3000 hasta los 5000 colones. En las prostitutas era frecuente nombres como Laura o Brenda, primero para proteger sus identidades y segundo para atraer fácilmente a un cliente como empresarios o abogados. Y la vestimenta era bien llamativa desde blusas cortas y con mucho escote hasta enaguas cortas donde las nalgas eran visibles en todo su esplendor; colores rojizos, azules o violeta”.

Esto causaba risa en mis adentros, pero conforme entendía la lógica en la que se realiza también surgían más curiosidades que necesito comprender. ¿Quiénes realizan esta actividad? Es ese momento tomó un respiro como de nostalgia porque comentaba que estudiantes y aún así gente profesional que alternaba labores para obtener más dinero. Incluso esposas que por la situación de pobreza extrema deben hacerlo en contra de su voluntad. La situación más dolorosa son las menores de edad, de las que el demostró una actitud de dolor porque ellas lo hacen para escapar de sus hogares, porque quieren dinero para sus gustos, entre otras cosas.

Ante esto decidí tomar un respiro, tomar un fresco que bajara un poco las revoluciones de tan grata conversación. ¿Los policías se involucraron emocionalmente con las prostitutas? Recibí una respuesta clara y contundente con un sí. Lo ejemplifico a través de una prostituta llamada “cielito lindo”, que se involucró con un compañero de profesión, el cual logró sacarla de la actividad y se logró casar con ella.

Luego de unos cuantos minutos más de conversación me logre despedir agradecido por la información brindada. Con esto nos queda claro que la prostitución tiene diversos puntos de vista que pocos conocemos, pero que son igualmente válidos en la reconstrucción histórica que ayude a entender un tema que está a la orden del día. Eso sí, recuerde que si usted se ve seducido por la compañía de una mujer, son parte de una historia “invisible”, que por muchos años ha pedido a gritos ser explorada en todos sus ámbitos.