Figueres, Arias, Villalta, Piza y otros invitados

PRIMERA PARTE
No cabe duda que con la llegada de José María Figueres a la arena política y  al obtener la Presidencia -del Partido Liberación Nacional (PLN)-, merece la pena reflexionar sobre cada una de las fichas y cómo deberán dosificar sus formas de comunicar para que les alcance al 2018.
Por eso me referiré uno a uno con respeto, pero sin dejar dudas donde estamos parados con cada protagonista. A continuación algunas referencias de la comunicación política nacional escogiendo esos personajes presidenciables para los imaginarios sociales que votan.
José María Figueres
Le torció el brazo a los Arias en una Asamblea: eso puede significar mucho y poco. Recuerden que ganó gracias a menos de 90 personas. Los que criticaron las Asambleas del Frente Amplio (FA) deberían tener memoria ahora en la acera de Liberación Nacional.
Hay que reconocer en Figueres al político más hábil de los últimos años, desde la muchedumbre sabe como moverse, prueba de eso fue que con su discurso supo menearles el piso a los dueños de PLN  en su ausencia hasta hace muy poco.  Acto de memoria: con un tamal convocó a la prensa. Con su Vía Costarricense le quiso atravesar el caballo a Johnny, pero midió, midió y mejor se apartó. Acto de memoria: Chema como le dicen siempre va a la segura.
El ganar la presidencia del partido no legitima una posible candidatura: se nota y no hay discusión que es fuerte dentro, pero no sabemos fuera. Sabemos que Liberación Nacional luego de la elección anterior (Johnny Araya versus Luis Guillermo Solís) quedó golpeada lo suficiente para saber la necesidad de repensarse.  La juventud crítica no es la suya: esa yace en manos calientes de su tocayo José María Villalta.
Debo confesar que lo invité a un debate para VotoCR para conocer cuales eran las exposiciones de su candidatura en el PLN. Como era de esperar me dijeron que no, aunque si tenía respuesta afirmativa de Francisco Antonio Pacheco.
El llegar una vez a la presidencia deja muchas enseñanzas y en esto Figueres les lleva kilómetros a todos. Parece que la fracción del Partido le estará tomando en cuenta para las decisiones eso dice mucho. Cuidado con esa mala comunicación –desde la asamblea- que les ha caracterizado: es capaz y lo queman.

Finalmente,  los costarricenses tienen memoria y merece la pena tomarlo en cuenta en una candidatura formal, porque fijo se abrirá la caja de pandora.


Fotografía Mario Rojas / La Nación
Nota: en el siguiente artículo hablaré de Los Arias y Villalta (segunda entrega). En la última le tocará a  Piza y Mena con un paquete de reflexiones para todos.

Anestesia electoral

En la actualidad el quehacer político de la información se encuentra en manos de actores mediáticos que han sustituido al comunicador tradicional para transformarse en uno nuevo muchas veces poco crítico y sin profundidad en investigación.  

Para eso, los candidatos deben tener un encargado de administrar cuentas sociales, elaborar videos interactivos y construir una imagen de la campaña electoral algo fundamental en estos tiempos.  El problema no es llegar ya se constató con la actual administración Chinchilla, que ganó elecciones por vapuleada y en plena popularidad.

Tal parece que de la mano del marketing político se utilizan imágenes que hacen destronar las palabras y sobrevalorar aquella caja de resonancia con iconografías sexis en movimiento: tal parece que pasamos del homo sapiens a un homo videns decía Giovanni Sartori.

Entiéndase a ese homo videns como uno incapaz de poder comprender abstracciones o conceptos. Esa cinematografía de la realidad parece ha impactado el imaginario social con una anestesia que hace del proceso electoral olvidar el pasado.  Y darle el voto al que lidera la cosa…


Anestesia política

Merece analizarse

¿Porqué cuándo con dos malas administraciones de un mismo partido se mira tan fácil ganar por tercera vez? Además tendríamos que echar muy para atrás para encontrarnos dos gobiernos de baja popularidad (Arias – Chinchilla) y con un futuro presidente de la misma cepa (Johnny Araya). ¿Extraño no?

Por eso merece la pena estudiarse y analizarse esta triada al hilo: asunto en el que la culpa cae sobre los hombros de quienes se llaman oposición.

Tal parece que para la nueva “society”  el atributo más destacado sería proyectar imagen, tener cierto dominio del lenguaje y vestir a la moda. Como un George Clooney de la política con todo y “performance”.

En materia de coalición hemos expresado nuestros análisis. Pero debemos decir que a dos semanas del cierre de esas posibilidades los grupos que se afincan para armar la resortera de la alianza no tienen potencia para ganarle a los llamados verdes.

Y esto no por falta de gente que les apoye sino por la poca capacidad para unificar ideas y pensar en un país diferente -de todo lo que han criticado- de quién gobierna.

La memoria colectiva debería recordar los partidos que fueron pendejos para poder poner otra realidad en el camino. Y los nombres que aparecerán más tarde para una coalición electorera serían oportunistas y mentirosos si dicen que lo hacen por amor a la patria. La oportunidad es ahora: es ya.  Sino son más de lo mismo.