Perro de Hule amordazado…

De eso y más…

Hola. Saludos cordiales a todos mis amigos, amigas. Para los que no me recuerdan soy Perro de Hule.Un ciudadano más que vive del otro lado de la acera y que muchas veces pide comida más para sobrevivir, que para alimentarse.
Aunque debo reconocer que la ausencia de este perrodurante varios meses de  la ciudad se debe a que decidí refugiarme en la ruralidad, en una finca abandonada donde puedo producir tranquilo las cositas que me como y tratar de ser feliz con mi familia.
Pero como bien saben mi pasión por los medios sociales es del día a día. Y una noticia me alertó de lo que pasaba allá abajo donde los gobierna la Doña y no digo nombres, porque ahora puedo ser víctima y caer en la cárcel por decir la verdad: hay una ley que tapa las bocas ¿verdad? Estoy amordazado. 
Cuenta la historia que alcancé a leer en twitterque por un periodo triste Costa Rica vivió la duda, el temor y la liberación pero nacional, de una ala que no es la oficionalista aunque gobierna. La lucha de candidatos de otros partidos pide alianza aunque el pueblo en las encuestas está decepcionado de la democracia y expectante a la necesidad de un líder autoritario.
Los sucesos más recientes son los siguientes: como los enredos de gobierno son tantos la Señora descuidó su puente “provisional” y por poco acaba en una peor desgracia. Su atención fue mínima porque los que pasan por ese bailey son perros igual a mí, seguramente.
Días después mando a sus más mal-amansados servidores a poner a orden y sí que lo lograron: el saldo de la golpiza registra hasta a los hacedores de leyes. Todo aquello fue registrado por televisión, pero queda claro que la desatención a la ciudadanía se debe a que son también perros callejeros. Me pregunto sin defender a los policías, ni a los manifestantes; si les hubiese aplicado la misma dosis a unos maleantes de esos con atestados en una calle de pueblo peligroso -fijo que no-. Su especialidad podríamos catalogarla como “gorreros”. 
Más recientemente, en pleno día de la democracia se dejó publicar una Ley Mordaza,que impide el ejercicio de la libertad de expresión. ¿Quién se hubiese imaginado una Costa Rica, donde ni yo, un Perro de Hule, luchador podría vivir tranquilo al decir lo que piensa o peor aún investigar cuanta chanchada hacen las élites? Y eso que vivimos en el país más feliz del mundo.
Sin ánimos de irme para allá abajo escribo esta pequeña reflexión porque son muchas las cartas, los facebookasos que le he dado, los tweets que sistemáticamente manifiestan mi indignación y a pesar de todo no recibo respuesta de la Doña. Esta semana aproveché para publicar este artículo porque un buen amigo cumplió 25 años de ser un artista y entonces me vine a la fiesta; camuflado entre expresidentes, aunque eso uno ya no lo presume, ni lo dice, sabrán ustedes porqué.
Es una lástima que antes podíamos identificar fácilmente a los malos de los buenos. Sin embargo, en la actualidad entre los buenos no se sabe quiénes son los malos. Hay unos de cuello blanco y con corbata, pero también hay unos a los cuales se les ve como santas palomas. Qué doloroso ver a mi país joderse, qué doloroso ver a mi perritos sin futuro…

Maldito engaño -el peaje de la invención-

Por si algunos no me conocen me llamo Perro de Hule, soy un perrazo igual que cualquiera, pero estoy preocupado por una situación especial de mi pueblo. El motivo de mi preocupación yace sobre un concepto llamado peaje y por el cual toda una comunidad tendrá que pagar. Todo por una maldita invención.
Sabía usted que se denomina peaje al pago que se efectúa como derecho para poder circular por un camino. Y es, casualmente, el peaje cercano al cruce de Brasil, Piedades, Ciudad Colón y San José uno de los cuales empezará a operar por esas cosas de falta de astucia de nuestra querida Costa Rica. Astucia que a nosotros los perros nos sobra.
Asalto a mano armada
En los  últimos días unos perros igual que yo, pero con pedigrí reconocidos por un sol naciente en la frente y un logo de autopista pondrán en funcionamiento este asalto a mano armada en carretera -que antes fue cerrado “momentáneamente”-.
Para esto conviene refrescar la memoria. Desde un principio estos perros decidieron poner al cobro todos los peajes incluida la Próspero Fernández y demás rutas hacia Caldera.
Los arreglos para implementar los cobros fueron mínimos: leves mejorías en su calzada, iluminación y demarcación. El resto de promesas de ampliación de carriles y autopistas de la modernidad quedaron en pura paja. Como quien dice nos metieron gato por liebre, pero eso lo saben hacer los perros.
Gracias a personas valientes de nuestra comunidad, que lucharon por sus derechos y se manifestaron saliendo golpeados en varias ocasiones: se logró que este peaje “por un tiempo” se cerrara. Sin embargo, el acceso funcionó en una sola vía.
Lo planteado por esos caninos del sol en aquel momento sería que los demás peajes recibirían un reajuste -asunto que se constató con aumentos en las tasas de peaje de otras estaciones-.
Pedigrí
Algunos inocentes, perros no por supuesto, creyeron que esto era una realidad a pesar de que las instalaciones continuaban intactas y también las edificaciones de cada una de las vías correspondientes para los cobros. Nunca fueron demolidas o reinstaladas siguen sólidas y a expensas del descuido para reinstalarse.
Hoy el peaje será una realidad impuesta y una maldición venida a engaño a toda una comunidad.
Por eso, no quiero echarme una hablada reciclada sobre si se debe cobrar o no. Porque ya es realidad, sino opinaré sobre algunos peligros que marcarán a Piedades, Rio Oro y parte de Santa Ana con este cobro.
  • A falta de un semáforo en el cruce Piedades – Brasil, San José – Ciudad Colón y viceversa: todo será un completo caos. Si ya lo es así sin cobro: imagínense con el tráfico y las casetillas funcionando.
  • El cobro hará que muchas personas tomen la ruta alterna. En otras palabras subirán hacia Piedades hasta llegar al Tigre, Cantina del Pueblo. Y podrán en peligro toda una comunidad.
  • Lo grave de esta situación es que nuestros hijos e hijas tendrán que tener mucho cuidado y precaución con los camiones, automóviles, autobuses y demás vehículos, que utilizarán la susodicha vía -gente de Tabarcia, Puriscal, Ciudad Colón, Brasil de Mora, Piedades, entre otros-. A más movimiento vehicular mayor peligro para los transeúntes.
  • Además se une a esto que a horas  de la mañana será intransitable cuando a plena entrada a clases de la Escuela Ezequiel Morales necesitaremos más que un policía municipal poniendo orden sino todo un grupo de tráficos que controlen a los peatones y los carros.
  • Siguiendo la ruta pasarán por la Escuela Isabela Católica, en Rio Oro de Santa Ana, donde también los niños y niñas sufrirán el impacto de más autos en la vía. En especial, porque muchos para no tener que coger la presa de la Cruz Roja optarán por bajar hacia la Urbanización Rio Oro para conectarse a la autopista. Poniendo en peligro familias completas en esa calle tan angosta y sin controles de velocidad.
  • Finalmente, para el que quiera continuar hasta Santa Ana bajando por la Radial hacia Belén deberá enfrentarse a la paciencia y normalidad que significa un lunes de seis de la mañana en adelante.
Ante semejante problema vial comunitario quisiera recordar que pase lo que pase ningún cobro merece los peligros a los que se verán expuestos nuestros hijos, sobrinos, nietos o hermanos.
Perro del sol

Cuidado con estos tipos…

Esta es una clasificación no oficial de algunos tipos de hombres que uno se puede encontrar en la vida. Utilizaré nombre ficticios para darle un poquito de personalidad a esta ocurrencia:
Valentino Rico: estos son los maes que se creen guapísimos y andan de tope en tope, exhibiendo su buen físico. Se les reconoce como galanes porque bailan, que da gusto y son buenos para echarle el ruco a cualquiera que se ponga tonta. Su característica principal es hacer caritas de esas que según ellos son matadoras.

Valentino Button: primo hermano de Benjamín Button, son los mismos Valentinos Ricos, pero sin el porte y sin la bailada. Se les reconoce como engañados y no tiene mucha suerte en el ligue. Sin embargo, algunos de ellos los salva su buen carro o su simpática billetera.


Broco Meo: es un aprovechado. Cuando lo conoces es un tipazo contigo seas hombre o mujer. Luego, si puede te quita tu empleo, te jode la vida y trabaja en ello hasta agotarse. Para evitar encontrarse un hijo de estos lo mejor es saberlos reconocer. Tienen mal aliento, utilizan una retórica complaciente para los oídos de cualquiera, nunca están del lado de nada ni de nadie; son tibios y finalmente, les gusta la vida ajena. Espero nunca los conozcan.

Mafil Paul: estos tiene buena labia hasta podría decirse que son medio zalameros, su físico es normalmente lánguido con algunos huecos en el cutis que denota una cierta inseguridad a la hora de hablar, también tienen una idolatría a sí mismos. Son menos peligrosos que los Broco Meo, pero no puede confiárseles nada. Cuidado si te encuentras con uno de estos…
Populin Meza: se les reconoce a kilómetros de distancia porque siempre saludan con simpatía a cualquiera aunque no le conozcan. Sin embargo, en el caso de Populin debo decir que esa alegría no es principio de mala fe. Es parte de la genética y de la cortesía que traen enraizada de muy pequeños.
Perrin Feoli: para las mujeres estos son los llamados feos irresistibles. Conservan la receta del chavo: feo, fuerte y formal. No sabemos si es por sus dotes personales, su buena lengua, su potente hablada, sus monedas blancas en el bolsillo, pero siempre logran su cometido. Lo cierto es que no escatiman en entregarse a su presa hasta que consiguen el famoso peluchito. Recomendación para las mujeres: agárrenlos de majes.
Amargo Fonseca: estos son unos tipos muy inteligentes, de buenas notas en el colegio, de gran capacidad reflexiva ante la mayoría de asuntos académicos. Pero con un ego lo suficientemente alto como para no querer ser parte de la mayoría. Siempre tiran muy alto sus sueños y nunca están felices con lo que tienen. Asunto que en el interior de cada uno les da un mal gusto.
Pepito Morera: siempre se encuentran en el sistema público nacional. Cuando uno necesita realizar un trámite la burocracia los llama. Están en los hospitales y ante una enfermedad o una necesidad humana su respuesta es haga fila y esperé con los demás su turno. Estos mal amansados piensan que nunca les tocará la vuelta. Como decían nuestros abuelos: indios repartiendo chicha.
Esos son algunos de los tipos que uno se puede encontrar en la vida. Lo mejor ante cualquiera de esos jodidos personajes es no dar mucha información y velar por lo personal y familiar con el tiempo cada quién verá si le da llaves en mano para que sean parte de su vida. Aunque no los recomiendo; porque he tenido el gusto de conocerlos.