El periodismo de calidad nunca se va a acabar

En la actualidad la comunicación social se ha visto sacudida por una necesidad extrema de las nuevas tecnologías, la innovación y la creatividad de quienes hacen el periodismo posible. Ante este escenario la realidad de los medios de comunicación se ha visto abatida por una caída en la publicidad, que afecta profundamente el andamiaje en la forma tradicional del funcionamiento de la prensa escrita, digital, radiofónica y televisiva. La aparición de los medios sociales se han llevado parte de la publicidad y los eventos han sido una forma de evitar publicitarse también.

La crisis económica, los cierres de medios de comunicación, el cese de periodistas, camarógrafos, editores, diseñadores, fotógrafos, productores audiovisuales, comunicadores y sumando a esto las altas facturas de esas profesiones en las universidades parece condenar algunos a señalar con preocupación la proliferación de más periodistas.

Recientemente, la doctora en ciencias económicas y empresariales de la Universidad de Navarra, España; la profesora Sandra Sieber hablaba del futuro del negocio de los medios de comunicación poniendo como ejemplo la compra de Jeff Bezos al periódico The Washington Post. ¿Acaso uno invierte en un mal negocio? ¿Merece la pena en estos tiempos ponerle monedas blancas al periodismo?

Por eso es necesario saber quién es Jeffrey Preston conocido como Jeff Bezos, quién nació en el año 1964 y es un empresario estadounidense de la tecnología que ha jugado un papel en el crecimiento del comercio electrónico como el fundador y director ejecutivo (CEO) de Amazon.

Si bien es cierto las audiencias apetitosas por la información en papel escasean cada vez más; Bezos nos da una lección en plena crisis al invertir en lo que no se pensaría como un potente negocio.

Bendita credibilidad

La respuesta en opinión de la especialista española radica que en el futuro los usuarios sólo cederán su información privada a las entidades, que les ofrezcan máxima confianza y la credibilidad de un medio como este es un buen foco de atracción sin lugar a dudas. Con acciones como estas no cabe duda que la clave es recopilar datos de calidad y saber gestionarlos bien.

No deberíamos ver con extrañeza esa idea de algunos de querer matar el periodismo a punta de mordiscos de mamut; donde el auge de las redes sofocan ese oficio ahora puesto en retos globales por esa acumulación clicks -que potencia likes y retweets- o bien con la llamada viralidad, que enarbola el ego de quién es sujeto de tremenda ovación de alegría.

Esto iría contra todo lo que nos enseñaron en la universidad donde el tamizaje del conocimiento necesita de una información de calidad. Ya lo dijo Giannina Segnini, periodista de datos y profesora de la Universidad de Columbia, cuando destaca la noticia que le podemos ver todas las costuras para que al final la credibilidad del dato haga de la información una valiosa para la sociedad.

El otro caso: New York Times

Todo esto asociado a la credibilidad ha sido de las decisiones más importantes tomadas por el New York Times, que apostó a invertir en el mejor periodismo encadenado a la fidelidad de su público, quienes garantizarían el apoyo a sus proyectos -publicado de este modo: “Our Path Forward”-.

Con esa bala de cañón ha superado el millón de suscriptores en su edición digital todo un récord en estos tiempos. Y como si fuese poco sus noticias son las más comentadas en redes sociales y las más compartidas de todo internet.

De este modo, el negocio de la información no puede olvidar nunca el periodismo potente, de calidad, bien trabajado, rudo en la agenda política, capaz de impactar a la sociedad con argumentos fiables, sin temores y agiles para la ciudadanía.

Ven: la noticia dura, pura y ruda también vende. El reto de los negocios estará en saberse pensar ante un paradigma, que nunca volverá. Por ello, el cambio es la tarea urgente: el negocio impostergable.

thumb_IMG_0192_1024

Las democracias se debilitan sin un buen periodismo

Recién en el marco del II Congreso de Comunicación organizado por el Colegio de Periodistas de Costa Rica entrevisté a la reconocida periodista Giannina Segnini, quién dejó la ruda sala de redacción para ejercer la docencia en la prestigiosa Universidad de Columbia, New York, en los EE.UU.

Segnini habla sin tapujos del impacto de los datos, de la potencia del “hard news”, del cambio del poder con la aparición de los medios sociales, de su salida del periódico La Nación, entre otros muchos temas.

“Antes un editorial podía cambiar el giro de lo que pasaba en el país. Ahora yo me pregunto cuánta gente leerá los editoriales”, dice Segnini premio a la Excelencia de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano y el premio Ortega y Gasset, otorgado por el diario El País de España.

Por otro lado, la ahora profesora universitaria reposo las razones que la llevaron a renunciar al diario La Nación y de lo lamentable que existan tan buenos periodistas fuera de las salas de redacción debido a la crisis en los medios.

Más adelante se refirió a la realidad latinoamericana y señaló con preocupación la situación de la libertad de expresión en Venezuela. Les comparto la entrevista que considero un excelente instrumento de aprendizaje para el periodismo actual.

Entrevista Amaro Gómez – Pablos

Recién se organizó la quinta edición de los Premios Periodísticos Bayer a la innovación y el desarrollo sostenible. Para este año el invitado internacional fue el periodista chileno – español Amaro Gómez-Pablos. En esta ocasión les presento una entrevista que realicé al reportero que laboró para CNN en español, quién fue corresponsal en Miami y corresponsal en jefe para Europa. Hasta hace poco fue presentador y reportero del noticiero 24 horas de Televisión Nacional de Chile y en la actualidad desarrolla un proyecto de producción y distribución de documentales sobre personas que con sus acciones generan cambios positivos en su comunidad y su entorno.

A continuación la entrevista:

 

 

Periodismo del bueno

Entrevista: Tomás Zamora

Como parte de un trabajo especial para Primera Plana del Colegio de Periodistas y Profesionales en Comunicación hemos venido preparando junto al profesional en producción audiovisual Ronald Díaz una serie de entrevistas a personalidades del periodismo nacional e internacional.

En esta ocasión hablamos con el periodista y maestro de muchas generaciones Tomás Zamora: hombre comprometido con la noticia veraz y hacedor de reportajes impactantes en diferentes medios de comunicación de prensa escrita, radiofónica y televisiva.

Su última experiencia fue una de las potentes de la radio actual costarricense cuando toda una audiencia se manifestó en redes por el cierre de ADN.

Les comparto una entrevista importante para el periodismo y valiosa en sus  palabras desde la experiencia de un profesional de la calle: forjado de la mano de los mejores periodistas y en especial por su amor para el trabajo más lindo del mundo.

 

 

Marlon Mora entrevista a Ignacio Ramonet

Los medios de comunicación y la democracia un tema potente para reflexionar desde la autoridad periodística que representa Ignacio Ramonet, reconocido director del Periódico Le Monde para América Latina.
En esta oportunidad debo agradecer al trabajo de los colegas de Producción Audiovisual de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) y la divulgación del Canal UCR logrando llevar de la mano una entrevista valiosa para nuestros tiempos.
Les dejo la entrevista para que puedan aprovechar este material tan rico en diferentes áreas de la comunicación.

Dr. Marlon Mora entrevista al Dr. Ignacio Ramonet

Amar el periodismo no justifica “un empujón

El periodismo es una maravillosa experiencia de vida. En ocasiones se potencia mucho el profesional que cubre “un hecho en la calle” versus ese compañero que hace comunicación en instituciones.

Hace unas horas una colega sintió que los limites entre la búsqueda de la noticia y el marco de responsabilidad de quién informa tocó esa frontera invisible. Ante esto me animé a publicar este pequeño post “antipopular”, que titulé los cinco elementos básicos de la camaradería:

“El buen periodismo, además de la descripción de un acontecimiento, tiene la explicación de por qué ha sucedido; en el mal periodismo, en cambio, encontramos sólo la descripción, sin ninguna conexión o referencia al contexto histórico”, eso no lo digo yo -Ryszard Kapuscinski- lo dicen los intelectuales en las escuelas de periodismo.

Entonces para hacer buen periodismo entre iguales se necesita:
1. Caminar en la dirección correcta -sin tropezones-, informar con respeto y amar lo que se hace.

2. Cuidar a nuestros colegas, no pasarles por encima, apelar a las reglas básicas de buen comportamiento, porque al final del camino “somos de los mismos”.

3. La vida nos lleva por muchos rumbos, pero también nos enseña a no escupir muy alto: mañana es un misterio.
4. No olvidemos que la mejor noticia no es la que se da primero sino la que se da bien. 
5. Existen muchas más reglas para hacer periodismo entre iguales: vos y yo las conocemos, no nos hagamos. Pero tal vez lo elemental lo dijo un hombre sabio que enseñaba derechos humanos: amar al prójimo nunca cae mal. ¿Verdad?


Y para quienes justifican que aman el periodismo y que los colegas institucionalizados son unos “pendejos” yo solo les digo, que se hablen con el que promulgó aquellas sabias palabras. Salú.

El periodismo se conmemora sin pendejadas…

– Por los valientes, los nobles, los buenos: esos periodistas de calidad que nos señalan la ruta.
– “Aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo”, García Márquez.

El día del periodista no es para celebrarlo, sino para hacer una retrospección interna país y recordar la raíz que le dio vida. Hoy no es un día para recibir mensajes cursis,  presentaciones animadas con peluches saltarines que recuerden la belleza de uno de los oficios más nobles, tampoco es motivo de “post” en medios sociales creativos que recuerden que somos el cuarto poder, menos un degradante meme que diga “Aló, feliz día”. Todo lo contrario el día del periodista es un momento especial para reflexionar y conmemorar lo meritorio de muchos valientes que decidieron dar su tiempo como servidores ciudadanos.
Es el momento perfecto para reconocer en el periodista acucioso que investiga, escarba, sistematiza y jerarquiza para mostrar a la audiencia la verdad. También es buen momento para agradecer al que trabaja 24/7 con pasión, esmero, cariño y respeto para quienes al final reciben su columna: su resultado final de la dura calle.
Por todos. Merece la pena reconocer que en el día del periodista son muchos los protagonistas anónimos, sujetos tácitos de una historia que nadie conoce. Por eso, hay que recordar que no solo son esos eruditos que desde su trinchera hacen noticias: esto del periodismo es más. 
Este día se conmemora…
Un día para conmemorar la valentía del noble fotógrafo, del inspirado hacedor de medios sociales, del colaborador con la infografía para hacer más entendible aquellos números para nada blancos o del que después de la cobertura ruda te da un hombro para apoyar y seguir la jornada. Es un buen día para decirles a los compañeros, colegas y amigos: “gracias”.
Antecedente. El día del periodista tiene en su memoria uno de los sucesos más nefastos del periodismo nacional, el Atentado de La Penca; aquel hecho provocó el fallecimiento de un total de siete personas entre ellos dos costarricenses y una extranjera, todos parte de la prensa que dio cobertura internacional en nuestro vecino país de Nicaragua. A ese inventario de fallecidos habría que sumarle 22 heridos que en la actualidad afrontan discapacidades físicas, pero también de esas que se cargan al ver a un amigo o un colega en su momento último de la vida.
En la actualidad hay ocho costarricenses que sobrevivieron al atentado y que hoy por hoy esperan justicia en el Sistema Interamericano luego de casi tres décadas de impunidad. Un asunto que debe impulsarse desde diferentes ámbitos: la academia y el gremio; por solidaridad.  Esa es una tarea pendiente y debemos recordarla en este día.
Nada de intimidar al gremio. Luchas como la Ley de Delitos Informáticos y hoy el Premio Pío Víquez ponen en la picota que el periodismo es más que asuntos accesorios: somos parte del tanque de pensamiento de un país, de la vida nacional y de la necesidad de vociferar un cambio urgente.  Con premios, sin premios, contra corriente el periodista siempre deberá informar bien: esa es la premisa.
Y definitivamente para conmemorar este día hay que decir: “Aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo”, García Márquez.  El resto es puro cuento. 

La entrevista de Gerardo Zamora a Laura Chinchilla

Producto completo: ejercicio académico.Muchas personas que conocen mi trabajo en votoCRme han solicitado, que me refiera sobre la entrevista que le hiciera el periodista de Canal 7, Gerardo Zamora a Laura Chinchilla.

Mucho se ha comentado al respecto en diferentes medios e inclusive en días pasados la directora, Pilar Cisneros, le dio una entrevista a Hablando Claro, programa de Radio para cerrar el caso -por cierto como ejercicio de vocería doña Pilar lo hizo excelente-.

Ante esto quisiera con todo respeto reflexionar sobre la importancia de este género periodístico y hacer un análisis de la semiótica presente en las imágenes. Aunque esto podría ser muy amplio he decidido resumirlo en cinco puntos y retomarlo en mi clase de Imagen Periodística.

Entonces hablaré de lo que no se ha dicho.

Lo primero que debemos como comunicadores reconocer es que la entrevista política tiene una serie de características y la potencia de esa labor tiene su epicentroen lograr decir algo nuevo, actual, crítico que tenga “punch” con la audiencia.

Tal vez el otro elemento importante lo dijo muchas veces una de las mejores entrevistadoras que ha tenido el mundo, Oriana Fallaci, periodista italiana, ella decía que la entrevista debería tener preguntas rudas y suaves, ácidas y de respiro; no todo es machacar, machacar y machacar.

Decirle algo negativo al trabajo de Gerardo sería ingrato, porque como profesional estoy seguro preparó su material cuidando todos los detalles.  Y ese es su estilo. Lo respeto, pero en el análisis uno puede decir que no logró ese “punch”, ni tampoco ese balance en las preguntas. Esto no le quita nada en su trayectoria, solo una oportunidad que considero era divina para darle a la audiencia lo no contado por la presidenta.

Ahí es donde entra el tercer elemento y tiene que ver con las personas al otro lado de la pantalla, las imágenes y el “punch” de las preguntas. A mi gusto en el arranque una imagen de la presidenta subiendo al helicóptero no era necesaria. La toma hace una reseña de Laura Chinchilla con pantalón blanco y de espaldas mientras se acomodaba en la aeronave. Eso no me gustó, pero son gustos.

Insistir en Óscar Arias y no preguntar al hueso es una debilidad; en algún momento sentí que las preguntas la revictimizaban como mujer, pero no por considerarlas fuertes sino porque eran planteadas sin el debido respeto después de todo es nuestra presidenta, pero también una mujer. Para entender mi reflexión bastaría con preguntarse: ¿usted le haría esa pregunta a la jefa? Tratarla a ella de  títere y segundona es un claro ejemplo. Pero esperar a los anuncios para hacerlo; lo hizo más evidente: ¿En algún momento usted ha sido segundona, títere de don Oscar? Ella un títere, el otro don Óscar… eso no era necesario, digo yo.

Cuarto elemento cuando un periodista hace una entrevista es fundamental manejar el hilo conductor y hasta “tirar línea”.  En este caso puedo decir que la señora presidenta salió bien parada: se la jugó como dicen. Respondió lo que quiso y salió en el medio más importante de este país, eso es comunicación política también.

Quinto elemento: en la televisión se tiene oportunidad de darle a la audiencia emociones. Y el preguntar de manera “pelada” si ha llorado no creo que sea lo idóneo, la alternativa estaba a boca de cañón; es una lástima. La respuesta era de esperarse y su sinceridad me gustó:  ella dijo “sí he llorado”.

Hacer periodismo es complejo, hacer una entrevista con las características que necesitan los ciudadanos es todavía una necesidad en nuestro país. Nos queda de tarea en nuestro gremio. 

Solidaridad para mis colegas


Despidos han tocado la puerta de colegas  periodistas y quisiera con algunas reflexiones manifestarles mi solidaridad, pero también hacer con respeto una mirada crítica ante esos medios de comunicación, que decidieron aplicar la desvinculación como lo más práctico y sencillo. Entiendo como lo han justificado en sus comunicados de prensa su derecho de asomar la nariz hacia lo que ellos mismos justifican como desarrollo.
Ante esa realidad periodistas de pesohan dejado en estos días tal vez uno de los medios de comunicación más potentes del país -vía subscripciones- porque todos sabemos que el medio que más se vende a pregón: es otro. Así en plena navidad el desempleo se ha apoderado al camerino de la comunicación: asunto que me preocupa por la condición de vulnerabilidad en la que caen esos comunicadores y periodistas.
Siempre perder un trabajo es un asunto difícil de afrontar sino que lo digan esos protagonistas a viva voz. Estoy seguro que un patrono bien organizado y con tantos años en el periodismo hará bien las cosas respetando los derechos laborales de cada uno de sus empleados. En todo caso estaré vigilante y al tanto por el bien de nuestra gente. Creo que merece la pena.

Por eso hoy me solidarizo con compañeros, colegas y personas que aunque no conozco comprendo el difícil momento que atraviesan; a propósito de lo que significa trabajar donde uno es feliz y además le va bien. El despido y la pérdida de la estabilidad laboral es materia compleja, pero también cuando a eso se suma el prestigio de años de experiencia y el cotizarse en el mercado como un periodista de altos quilates.
Las posibles respuestas ante la búsqueda de nuevos cuadros se debe a la novedad periodística con características “especiales”. Tal parece que para ser periodista debe tomar el reporte de la noticia, llevar al hombro la cámara para hacer de fotoperiodista, contar con la versión en video de la historia, escribir en 120 caracteres para twittear una idea de lo sucedido y potenciar en medios sociales facebookeando el hecho y posiblemente me quedo corto. Porque también hay en el camino que inventarse la infografía y registrar en un discurso sencillo para la audiencia lo vivido con total objetividad. Entonces, ya sabemos que de buenas a primeras hacer noticia implica también ser un periodista 2.0 o como diría un amigo “ahora tenemos que ser soyla sino estamos jodidos”.
Dicen que los periodistas somos notarios de la esperanza pública y que la marca de un medio es su cabecera; más las marcas personales son esos periodistas que yo conozco y que vos también conocés y que constituyen un medio con nombre incluido.
Así que en esta navidad en solidaridad a mis colegas les recuerdo que los medios tienen su razón de ser en las audiencias. Pero a la mitad están quienes le dan vida a esa comunicación y son su respaldo en guardias de noches sin fin, en madrugadas de cumpleaños, cuando muchos huyen del epicentro ellos se encaminan a la noticia y hoy por hoy muchos le extrañaremos su pluma día a día porque son también razón de ser de los medios: los periodistas. Fuerza muchachos. Espero la academia aproveche esa experiencia para continuar con el legado de la comunicación y el periodismo sano: formar ciudadanos críticos…