Figueres, Arias, Villalta, Piza y otros invitados

TERCERA PARTE

Rodolfo Piza
Yo no lo descartaría llegó de último al baile y logró con desconocidos llegar a la Asamblea Legislativa. Piza es tal vez de los constitucionalistas más formados de nuestro país y tiene de los perfiles presidenciables, que se merece estudiar.
En la recién pasada elección del directorio su papel fue fundamental para el Partido Acción Ciudadana (PAC) llegará a la Presidencia con Henry Mora. 
Quién quiera hacer algo de negociación en la Asamblea debe hablarle y esto sin ser el presidente del partido: ¡Ven como a Piza: le pesa!
Rodolfo parece que conoce de comunicación política y se ha asomado cuando debe; le veo un buen timing: tal vez el único tema que me disgustó fue una reciente publicación de Diario Extra en el ámbito de lo privado, pero eso no es su culpa.
El Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) había fallecido y sin ser una momia parece que camina por una oportunidad todo depende de él y de hacerse menos a la derecha.
Sergio Mena
Otro que en estos días lo veo dándole fuerte es a Sergio Mena recuerdo que nadie lo conocía y fue hasta que organizamos el debate nacional de todos los partidos políticos por medio de VotoCR: ese día se lo presentamos a las audiencias.
A partir de esa experiencia Mena fue tomado en cuenta en varios escenarios: hace cuatro años nadie daba nada por Solís o Villalta así que cuidado este Mena logra un pedazo del pastel: aunque no lo veo presidente tal vez pueda llegar a la Asamblea.
Algunos elementos para tomar en cuenta en esas generalidades:
El voto de nuestra ciudadanía cambió: es inteligente y no se comen el cuento.
Como me comentaban en redes: somos los costarricenses los que ya pasamos por donde asustan y sería tonto pensar que nos quieren seguir asustando: ya nadie queda embarazado por desconocimiento.
Quienes polarizan el país no crean que logran adeptos todo lo contrario.
Quien sólo piensa en sus colores de partido -visto mucho en redes sociales-: eso les impide: ser crítico, ver hacia delante y todo lo satanizan.
Aquellas campañas de trolles que se consideraban por algunas alternativas políticas como productos viables: hoy eso les enterraría.

Con todo este despelote por la Presidencia del PLN: el gran ganador fue Johnny Araya.

Araya parece tendrá camino abierto por la alcaldía. 
Figueres tiene carisma y también tiene un rabo.
Los Arias tienen PLATAforma y eso no se debe menospreciar.
Villalta tiene la potencia de la juventud: debe moderar el discurso incendiario.
Piza es un caballero, pero le falta feedback con la gente.
La juventud PAC no es fiel podría luego de este gobierno moverse para otro lado.
Los políticos que sean consecuentes podrían estar ganando elecciones: eso convence a la gente. No veo un candidato así en nuestro escenario político.
Antes era imposible una izquierda en gobierno: hoy parece algo posible nada más.
La hipocresía de algunos, los pone en discusiones partidarias cuando lo que debería preocuparles es el bienestar de la patria. Al final todos jalan para su saco y eso no es la política.

Yo sueño con una Costa Rica que olvide esa disputa de partidos en gobierno y trabajen más en unión por lo que todos y todas queremos claro el mejor hashtags para eso sería #habíaunavez #cuentoCR #lashadasestánenlaasamblea.

Sergio Mena / Partido Nueva Generación Fotografía de Teletica.com 

Los problemas de la Casa del Presi

Digamos que esta es de esas entraditas en mi blog que uno se piensa mil veces antes de publicar, pero merece la pena hacerlo como ejercicio de comunicación política donde la Casa de Cristal requiere un clutch, un freno y un gas: todo a propósito de una comunicación, que urge departe de un presidente elegido de manera histórica.
Cositas importantes:
  • La comunicación política electoral es una cosa; la comunicación política institucional es otra.
  • Los departamentos liderados por profesionales de diferentes partidos en comunicación política en oficinas merecen reconocimiento, respeto y trabajo en equipo #atomarlosencuenta.
Conozco a don Luis Guillermo Solís desde hace mucho tiempo y creo que es un hombre inteligente y capaz, pero en este momento vivencia una situación particular que puede afectarle lo suficiente en comunicación para dejarlo mal parado en su gobierno (ya vemos mucho de esa crítica en la ciudadanía y categorizaciones alarmantes para alguien que no tiene un año en gobierno). Por eso voy a citar rápidamente algunos frentes en los que debe trabajar en mi humilde opinión.
Algunos puntos de atención
#1
Luis Guillermo ha tenido que lidiar con un partido donde sus contrarios emergen desde su propio epicentro -Partido Acción Ciudadana (PAC)-. Si uno tiene un amigo: le habla al oído y busca enmendar. En contrariedad algunos han hecho un llamamiento público para señalar y vociferar diferencias amparadas en la primicia mediática. Tal vez el caso más significativo lo representa Ottón Solís, pero no es el único la suma de menos amigos por decirlo de alguna manera es importante. Y merece atención hace rato.
#2
Aunque no todo es de antagónicos -no amigos dentro del partido-, también podemos hacerlo coincidir en casos más cercanos -los llamados amigos-. Y siguiendo la señal de cómo emergen en su propio partido habría que mencionar al encargado de hacer puente de comunicación entre los medios y los otros partidos. En menos de un año ese puesto adscrito al Ministerio de la Presidencia no lo ha logrado: Melvin Jiménez es un buen tipo, trabajador y de buena fe, pero sus formas de comunicar no han alcanzado.  Y su tiempo parece se le ha acabado, aunque algunos no lo entiendan. La pregunta es tal vez más sencilla: ¿Quién lo sostiene? La respuesta en todo caso está en la palestra por el bien del gobierno. Seguro las audiencias ya lo saben y lo gritan a viva voz. Es más, vos mientras lees mi post ya lo pensaste.
#3
Cuando un amigo es amigo debe saber decir: Hombre creo que no te hago bien, lo mejor es irme.  Y eso en política se llama amistad verdadera.
#4
La relación con los medios es fundamental y esas vocerías no pueden tener silencios. La ciudadanía agradece que le digan con honestidad y sin tapujos. La imagen se está deteriorando no es tiempo de esperar #digoyo
#5
El respeto a la comunicación política institucional de quienes siempre han estado gobierno tras gobierno merece un buen manejo de relaciones humanas. Tal vez eso sea virtud de un enlace que permita que todo fluya sin imposiciones. Estamos hablando de comunicar: no se hagan bolas.
#6
El ministro de información parece que se necesita y debe ser un profesional en esa área con algunas característica significativas: de buen verbo, inteligente – formado y con excelente relación con la prensa. Se ve venir.
#7
Para gobernar se necesitan equipos de comunicación robustos y no hay que temerle al cambio radical.  A la gente no le gustan las políticas de “nadadito de perro” y esa actitud se mira con debilidad.
#8
Luis Guillermo es un buen vocero y sus capacidades adquiridas desde la diplomacia las demostró en la recién pasada CELAC creo que debe trabajar en eso y leer bien la realidad nacional para volver sobre su proyecto.
#9
Hay un contexto que debe tomarse en cuenta. Quienes se meten en la política entran por un deseo y no por obligación; por eso es su deber rendir cuentas desde el interés público que representan. Hay que contestar a los periodistas, saber hacerlo y comprender que los profesionales de la comunicación no deben tener consideraciones especiales, no son sus amigos ni están para complacencias.  La responsabilidad radica en saber en lo que uno se mete.
#10
Los perfiles en redes sociales no pueden apelarse como personales cuando su representación pública yace en las piernas.  Enseñanza: al elegir puestos la comunicación es idónea y los discursos incendiarios no caben.
En resumen mucho gas en iniciativas o proyectos verdaderamente importantes (desempleo, educación, economía y muchos más), un poquito de clutch para dejarse asesorar por quienes tienen años en las instituciones haciendo comunicación y freno cuando el botón de publicar en redes nos convoca en caliente.
Alianzas se podrán hacer muchas, pero todas tienen códigos porque no se pautan con personas sino con partidos e ideologías; es el momento para ser valientes.

Fotografía tomada de La Nación / Pablo Montiel

Los cien de don Luis

El profesor: #PresidenteCR
Los cien de don Luis
·      Reflexión sistematizada desde el proyecto ciudadano VotoCR del CEG.
·      Una mirada a la imagen presentada hasta ahora del cómo gobernar…
El llegar a ocupar la silla presidencial no suele ser nada fácil: lleva procesos internos en los partidos y planeaciones que muchas veces marcan una comunicación política errónea.  Y eso que solo estamos hablando de comunicación política electoral. En este artículo especial para Campus de la Universidad Nacional me di la licencia de hacer una análisis del contexto en el arribo a la Presidencia de Luis Guillermo Solís y en la búsqueda exhaustiva de noticias que marcan su forma de comunicar lo que hace y la imagen que transmite en la comunicación política institucional.
Dicen algunos que llegar al poder es bonito y hasta puede sentirse bien; pero mantenerse es materia de expertos y de mucha capacidad al comunicar. Ya declaraba Laura Chinchilla en su salida de la presidencia ese sentimiento de relax que le embargaba, luego de todos los cuestionamientos y destapes públicos que realizó la prensa.
Así, que esta artículo periodístico con algunos recortes de noticias no es más que eso: una manera de ver la administración de Luis Guillermo Solís desde la comunicación del ejecutivo, líderes del Partido Acción Ciudadana , Asamblea Legislativa y su relación con la prensa.
LO IMPENSABLE
Recuerdo en setiembre de 2012 cuando en el Centro de Estudios Generales por iniciativa de nuestro decano, Enrique Mata, invitábamos al ahora Presidente de la República a la celebración de la Semana Cívica: su discurso fue sencillo y en honor a la verdad no causó tanto impacto en la audiencia. Yo que le conocía de antes puedo decir con toda seguridad que esa es una de sus potencias -el discurso-:  hombre entretenido y culto, pero ese día no fue.
Ya para finales de ese mismo año Luis Guillermo Solís ni siquiera aparecía en el margen de error. Los candidatos a derrotar eran Epsy Campbell, exdiputada y excandidata de precampaña, y quién hubiese sido Presidente de la Asamblea Legislativa, el exdiputado Juan Carlos Mendoza. Al final de esa primera prueba Solís recibió un total de 8153 votos: 113 votos más que Mendoza.  Así, de inesperado le tocó ponerse la misma camisa que en campañas anteriores decía “Mi corazón dice PAC PAC”.  Esa fue su primera prueba superada.
El arranque del 2013 fue igual donde siempre apareció en encuestas como el de abajo. Y los medios no le veían tampoco figura de candidato presidencial: eso hay que decirlo.
Pero también hay que decir que Solís iba donde fuese invitado: era asiduo participante de los debates ciudadanos con José María Villalta y Otto Guevara; puntos que fueron sumando poco a poco.
 
Ante esto las circunstancias atípicas de la campaña con un país polarizado, un mal candidato oficialista -que hasta renunció a la segunda ronda-, un discurso sencillo, un carisma que ciertamente tiene (afloró en debates) y metidas de pata de otros partidos lo fueron llevando a la historia que todos conocemos.
ESO DE LOS CIEN DÍAS
Esto de analizar los 100 días es una costumbre estadounidense importada de administraciones atrás y en el caso de Solís despierta mucho interés por tan atípico proceso electoral. Apreciado desde el imaginario social como el cambio; este es mi análisis desde mi proyecto ciudadano #VotoCR sobre la imagen mostrada en el marco de los 100 días de gobierno. Haré algunos señalamientos críticos, pero también algunas potencialidades que podría tratar de visibilizar la administración para comunicar mejor.
Luis Guillermo Solís ilusionó con su discurso y hasta el momento la imagen que da en el arranque es incierta, titubea y no aporta con claridad la hoja de ruta país que tanto esperaba la gente.  Una elección histórica lo respalda -fueron 1.3 millones de electores-, pero ahora toca hacer las cosas, no decirlas, en un escenario complejo con una Asamblea Legislativa impotente por minoría.
La crítica de la ciudadanía no se ha hecho esperar, en esto debe valorarse que tiene de frente audiencias más exigentes e informadas que desde redes sociales vociferan sus puntos de vista. Es hora de mostrar su capacidad de conciliar porque su primera llegada a Zapote podría ser la última con un mal gobierno a cuestas.
Entre lo recolectado en la prensa : la huelga de educadores -heredada-  demostró debilidades en diferentes ámbitos y marcó un antecedente en el arranque. Otro elemento interesante es que su equipo de trabajo viene de genética académica donde se les cuestiona la poca experiencia de calle: haciendo gobierno.
Las voces disidentes han salido de su propio partido y de personalidades históricas de éste. Así que también ha venido a sumar en las noticias como una acción de falta de cohesión dentro del Partido Acción Ciudadana (PAC).
En campaña electoral levantaron banderas y proclamaron consignas -apoyaron las uniones entre personas del mismo sexo, la separación entre religión y Estado y la fecundación in vitro-; ya en la administración han tenido contradicciones: eso es un riesgo en comunicación política, que no se puede correr.  
Todo eso liberó la discordia casi inmediata con los sectores de reivindicación social, que asimilaron las negociaciones PAC como una traición. Aquel epicentro fue en la Asamblea Legislativa  cuando se pactaron votos para la Presidencia del Congreso a cambio de proyectos relacionados con la las uniones de personas del mismo sexo -esa fue noticia en redes un día antes y una compleja estrategia posterior para llevar  a Henry Mora a la Presidencia de la Asamblea Legislativa-.
EL BAILE
La frase célebre presidencial ha sido sin duda una desafortunada que con toda potencia se diseminó en los medios de comunicación y medios sociales “una cosa es verla venir y otra bailar con ella.”
A esto se suma cuando el punto alto del ruido cayó sobre la “Casa de Cristal” donde el ejercicio periodístico sacó a la luz pública incompatibilidades entre quién fuese asesor de campaña y ahora consejero gratuito con oficina en la casa del presidente.  Lo más grave al final era que eso estaba pasando en el PAC un partido sinónimo de ética y consecuencia.
En su informe de los 100 días el Presidente decidió apostar por destapar la realidad de los últimos años y tratar de señalar que gobernar no es de ninguna manera algo sencillo. Acto que la audiencia en esta ocasión comprendió y asimiló por completo; pero es un acto que no se puede repetir. Ahora es tiempo de poner orden y mostrarse haciendo: la campaña ya acabó.

Es tiempo de comunicar bien y en sintonía con todos los sectores para mostrar solidez.  Es tiempo de ser consecuentes con lo dicho. Es tiempo de saber cuál cita se acepta, cuál declaración se da, es tiempo de saber comunicar y tomar decisiones, para nada sencillas, pero eso es para lo que fue electo.

 

Anestesia electoral

En la actualidad el quehacer político de la información se encuentra en manos de actores mediáticos que han sustituido al comunicador tradicional para transformarse en uno nuevo muchas veces poco crítico y sin profundidad en investigación.  

Para eso, los candidatos deben tener un encargado de administrar cuentas sociales, elaborar videos interactivos y construir una imagen de la campaña electoral algo fundamental en estos tiempos.  El problema no es llegar ya se constató con la actual administración Chinchilla, que ganó elecciones por vapuleada y en plena popularidad.

Tal parece que de la mano del marketing político se utilizan imágenes que hacen destronar las palabras y sobrevalorar aquella caja de resonancia con iconografías sexis en movimiento: tal parece que pasamos del homo sapiens a un homo videns decía Giovanni Sartori.

Entiéndase a ese homo videns como uno incapaz de poder comprender abstracciones o conceptos. Esa cinematografía de la realidad parece ha impactado el imaginario social con una anestesia que hace del proceso electoral olvidar el pasado.  Y darle el voto al que lidera la cosa…


Anestesia política

Merece analizarse

¿Porqué cuándo con dos malas administraciones de un mismo partido se mira tan fácil ganar por tercera vez? Además tendríamos que echar muy para atrás para encontrarnos dos gobiernos de baja popularidad (Arias – Chinchilla) y con un futuro presidente de la misma cepa (Johnny Araya). ¿Extraño no?

Por eso merece la pena estudiarse y analizarse esta triada al hilo: asunto en el que la culpa cae sobre los hombros de quienes se llaman oposición.

Tal parece que para la nueva “society”  el atributo más destacado sería proyectar imagen, tener cierto dominio del lenguaje y vestir a la moda. Como un George Clooney de la política con todo y “performance”.

En materia de coalición hemos expresado nuestros análisis. Pero debemos decir que a dos semanas del cierre de esas posibilidades los grupos que se afincan para armar la resortera de la alianza no tienen potencia para ganarle a los llamados verdes.

Y esto no por falta de gente que les apoye sino por la poca capacidad para unificar ideas y pensar en un país diferente -de todo lo que han criticado- de quién gobierna.

La memoria colectiva debería recordar los partidos que fueron pendejos para poder poner otra realidad en el camino. Y los nombres que aparecerán más tarde para una coalición electorera serían oportunistas y mentirosos si dicen que lo hacen por amor a la patria. La oportunidad es ahora: es ya.  Sino son más de lo mismo.