Maestras en los años 20´s; y la lucha continúa…

Realidad de las mujeres…
Rescato un Contrato de 1923 para profesoras realizado por el Consejo de Educación. Este es un acuerdo entre la señorita maestra y el Consejo de Educación de la Escuela por la cual la señorita acuerda impartir clases durante el período de ocho meses. Y en el mismo acuerda un salario sin palabras…

No casarse. Este contrato queda automáticamente anulado y sin efecto si la maestra se casa.
No andar en compañía de hombres.
Estar en su casa a las seis de la tarde, a menos que atienda labores escolares.
No pasear por las heladerías del Centro de  la Ciudad.
No abandonar la ciudad bajo ningún concepto sin permiso del presidente del Consejo de Delegados.
No fumar cigarrillos. Este contrato queda anulado y sin efecto si se encontrara a la maestra fumando.
No beber cerveza, vino o whisky. Se anula el contrato si se le encuentra bebiendo.
No viajar en coche o automóvil con ningún hombre excepto su hermano o su padre.
No vestir ropas de colores brillantes.
No teñirse el pelo.
Usar al menos dos enaguas.
No usar vestidos que quedan a más de cinco centímetros por encima de los tobillos.
Mantener el aula limpia.

          Barrer el suelo al menos una vez al día.
          Fregar el suelo del aula al menos una vez al día.
          Limpiar la pizarra al menos una vez al día.
          Encender el fuego a las siete de la mañana de modo que la habitación esté caliente a las nueve cuando llegan los niños.

No usar polvos faciales, no maquillarse ni pintarse los labios. 

Contrato – maestra: forjadoras de generaciones.

Vivir con valor

La anterior es una adaptación de la famosa pintura de Las Meninas, de Velázquez (Publicidad del Corte Inglés, España).
Este es un programa de Radio Nacional, producido por Katia Grau Ibarra en Radio UNED digital. Les comparto mis reflexiones sobre Derechos Humanos e imagen. Para ello, adjunto algunas imágenes que matizan mi discurso y ponen de manifiesto los deseos más profundos de los imaginarios sociales.

Más publidad…


Programa 1

Un perfume y estamos listos.

En otra posición: más de lo mismo.

Programa 2

Imágenes y su potencia

La belleza vende: ¿verdad?

* Para esta entrada he decidido no colaborar en la revictimización terciaria de las personas que por alguna razón son noticia. Para ello, les propongo escuchar el programa producido por Radio UNED y presentado por Katia Grau Ibarra junto con las reflexiones expuestas.

Femicidios se intensifican en Mesoamérica

Conferencia de prensa de expertos en Misión Internacional Honduras

· Nicaragua, Honduras y México son los primeros países estudiados
· Se elaborará un informe de atención donde se dará seguimiento al compromiso de los Estados
Por el “Acceso de las mujeres a la justicia” en Misión Internacional con organizaciones de derechos humanos, incluido el Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente (ILANUD) se abordó la situación del femicidio y el grave incremento que ha tenido en Mesoamérica: entre los países estudiados en esta primera parte se encontraron Nicaragua, Honduras y México; en una segunda parte serán El Salvador y Guatemala. Esta misión permitirá elaborar un informe que se redactará en los próximos días y se presentará ante el Comité de Derechos Humanos.
La misión llevó el objetivo de promover la prevención, sanción y erradicación de esta problemática en la región. En Honduras en los últimos dos años han muerto 768 mujeres por razón de género (feminicidio) y del 2002-2010 la suma llega a 1379. Inclusive, el fin de semana mataron cuatro en un solo día, pero lo usual es que muera una mujer todos los días.
La violencia contra la mujer tiene múltiples manifestaciones y debemos tener comprensión de ellas para poner fin a esa bofetada a los derechos humanos: violencia doméstica, violencia intrafamiliar, mujeres hostigadas y abusadas sexualmente, mutiladas, maltratadas y torturadas.
IMPUNIDAD. Por ello, a viva voz la misión permitió escuchar a madres, tías, abuelas y parientes que con lágrimas en los ojos revelaron cómo fueron muertas sus parientes con toda la mala saña, que podría tener un pervertido lleno de aberraciones. De mano de cuchillos, revólveres, machetes y palos fueron muertas cientos de víctimas mientras sus familias esperan dar paz a sus restos, pero la regla dice que a pesar de tenerles identificados a los agresores las autoridades no hacen nada. Con esto el mensaje es de total impunidad.
Ante este panorama, vale destacar la valiente voz de muchas mujeres como Gladys Lanza, feminista de gran reputación y promotora de derechos humanos, quién ha vociferado sus indignaciones y ha vivenciado en carne propia lo que significa ser mujer en Honduras. Así, sus esperanzas están cifradas en la comunidad internacional y en el sistema interamericano de derechos humanos, porque ya su pueblo no la escucha.
En honor a la verdad Honduras cuenta con una potente ley contra la Violencia Doméstica, pero ese instrumento está incompleto sin la voluntad política necesaria que permita cambiar las mentalidades discriminatorias contra la mujer. Malas prácticas judiciales como que la denunciada debe llevar la notificación a su propio agresor, la insensibilidad del sistema cuando el que toma la denuncia le recomienda volver con el marido / pareja o llegar a una conciliación (a pesar de las agresiones sistemáticas) y la falta de compromiso del Estado hondureño marcan un norte para las mujeres. Todo por falta de una protección y un acompañamiento para las víctimas, donde el amparo jurídico, las políticas públicas y la violencia sistemática en contra de ese sector de la población manifiesta un mensaje muy claro para los agresores: ¡acá todo se vale!
LEGISLACION INTERNACIONAL. Es así como el Estado hondureño incumple con sus obligaciones internacionales como las contraídas en la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la Convención para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Convención de Belém do Pará).
Sin embargo, recientemente el Estado de Honduras, ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en el marco del Examen Periódico Universal, reconoció la alta criminalidad y violencia en el país. Por ello, se comprometió a ejecutar un Plan de Acción para la protección de los derechos humanos.
Como Misión Internacional se hace un llamado al Estado de Honduras y a sus instituciones a cumplir con dichas obligaciones, recomendando, que para ello es necesario adoptar acciones afirmativas que permitan a las mujeres encontrarse en un nivel menos desigual al actual. El Estado debe buscar el equilibrio entre mujeres y hombres para poder hablar de un efectivo respeto y garantía de los derechos humanos de las mujeres.
COMPROMISO. A la luz de la importancia de los derechos humanos a nivel regional la misión estará vigilante de la aplicación, revisión y sistematización de este Plan de Acción en Derechos Humanos al que se comprometió el Estado hondureño. Hoy como comunidad internacional tenemos un deber pendiente y Honduras es uno de ellos. Ya más adelante nos espera Haití y muchos más en la lista ¿Tendremos capacidad para indignarnos?
Con medios de comunicación locales Hondureños
Dr. Marlon Mora

Miembro de la Misión Internacional Honduras

Especialista en Derechos Humanos de las Mujeres

Situación en Honduras
Visitación Padilla
Gladys Lanza









14 mujeres: Ya basta

Dr. Marlon Mora

Catorce mujeres han muerto en lo que va del año. Todas víctimas de femicidio y violencia en sus casas -donde hasta los hijos presenciaron dichos actos-. Asunto que se debería analizar en detalle por los traumas ocasionados en las familias de las víctimas.
La puesta en escena de situaciones vivenciadas por estas mujeres lo demuestra claramente la obra “Balanza Rota” dirigida por Diego Soto y parte del grupo de Teatro costarricense Espacio Vacío: cuando una mujer se queja ante el sistema por los malos tratos de su marido él mismo le pregunta ¿y qué hizo usted para provocarle? Pareciera que a pesar de la evidencia, el mundo se resiste a la igualdad real con esas diferencias todas y todos perdemos.
De allí el objetivo principal de la obra -que el año pasado fue presentada en diferentes espacios judiciales y educativos-  de exponer la problemática a la que se enfrentan las mujeres de Iberoamérica que denuncian ante autoridades delitos como la trata de personas, violaciones sexuales y violencia intrafamiliar.
Un mes atrás nadie se preguntaba ¿por qué el 8 de marzo la gente regala flores a las mujeres? ¿Por qué mandan mensajes de texto y electrónicos o power points cursis? como si el 8 de marzo fuera el día en que se festeja ser mujer.
Esa fecha se recuerda la muerte masiva de trabajadoras de la maquila hace 100 años en Nueva York.  Pero en realidad trata de recordarnos un movimiento social que a pesar de llevar tres siglos de historia sigue oculto ante la mirada de las mayorías.
Una mártir de los Derechos Humanos Olimpia de Gouges en 1791 escribió su famosa Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, que comenzaba con las siguientes palabras: “Hombre, ¿eres capaz de ser justo? Una mujer te hace esta pregunta”.
Algo ha cambiado en tres siglos, pero no lo suficiente. Millones de mujeres siguen buscando argumentos que les permitan demostrar cabalmente que son ciudadanas en situación de igualdad. Las barreras más grandes a vencer son la falta de acceso a la justicia, así como el poderoso desprecio sexista. Ese desprecio que también humilla a los hombres  equitativos y los aísla de las mayorías del poder porque les consideran peligrosamente feminizados.
Por eso invito a nuestra presidenta electa, Laura Chinchilla, a no gastar en regalos, flores y discursos sobre las mujeres este 8 de mayo sino a ofrecer políticas públicas que hagan efectiva la equidad. Que se reivindique la historia, una historia que nos hará más libres, que nos permitirá transformar a nuestra sociedad y erradicar el sexismo y la discriminación.
Para de una vez por todas liberarnos de un machismo que está acabando con nuestras madres, hermanas, primas, hijas, vecinas y amigas. Porque para qué rajar de que somos un país de paz si la esperanza en muchas familias se ha esfumado y quedamos a expensas de la violencia que hoy tiene a 14 familias huérfanas.