Las fotografías y el aprendizaje

IMG_0829

Experiencia en Reviviendo Historias

Las fotografías y el aprendizaje

Esta es una historia escrita por Pamela una de nuestras colaboradoras de nuestro proyecto. El aporte que realicé en el proyecto Reviviendo Historias fue desde un principio desinteresado, a manera de respaldo con la hermana de un amigo: Gineth Rivera; al transcurrir el proceso de fotografías me comentaron los ideales del proyecto y sus objetivos, el tema de la prostitución fue en el que participé, al inició fue algo tedioso pues nunca había realizado algo así, las fotografías finales quedaron muy bonitas, no sabía que podían quedar bien.

Al transcurrir la sesión notamos la reacción de las personas en diferentes sectores de Heredia, personas en su mayoría hombres curiosos, seguramente pensaron que yo estaba trabajando, pues algunos se estacionaron cerca del espacio de trabajo, esto fue una situación un poco incómoda, pero no tan difícil de solucionar, pues se pidió que despejarán el lugar.

En la segunda oportunidad, participé en una sesión de fotos con otra muchacha pero esta vez, fuimos fotografiadas por dos personas y además tuvimos un poco de público éramos alrededor de siete personas, esto fue un poco abrumador, pues uno no tiene tanta libertad de expresarse frente a personas desconocidas. Asimismo la sesión fue un poco más larga, es comprensible puesto que habiendo más personas existe más posibilidad de aportar más ideas y esto con lleva a una discusión y debate acerca de cómo y dónde realizar las fotografías.

Al realizar esta participación a veces uno piensa cómo debe ser la sensación de las personas que se dedican a la prostitución en todo momento, las miradas están encima de uno todo el tiempo, las personas son muy curiosas y a la vez la sociedad tiende a juzgar todo lo que observa, sin conocer las situaciones reales.

IMG_0892

Hombres necios que acusáis a la mujer…

Tratando de hacer remenbranza en este mes comparto las palabras de Sor Juana Inés de la Cruz una religiosa católica, poetisa y dramaturga del Siglo de Oro español. Verdad llevaba en sus letras a continuación una seguidilla de uno de sus poemas.

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:
si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?
  
Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.
¿pues cómo ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata, ofende,
y la que es fácil, enfada?
  
Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.



Sor Juana Inés de la Cruz


Más claro no canta un gallo…¿verdad?