Hombres necios que acusáis a la mujer…

Tratando de hacer remenbranza en este mes comparto las palabras de Sor Juana Inés de la Cruz una religiosa católica, poetisa y dramaturga del Siglo de Oro español. Verdad llevaba en sus letras a continuación una seguidilla de uno de sus poemas.

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:
si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?
  
Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.
¿pues cómo ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata, ofende,
y la que es fácil, enfada?
  
Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.



Sor Juana Inés de la Cruz


Más claro no canta un gallo…¿verdad?

Huérfanos víctimas del femicidio

  • Calamidad social detrás de la muerte de las mujeres. 
  • Prevención posible con respuesta en “stand by”.  
Femicidio en “Autopsia”

Académicas e intelectuales han definido el femicidio como al asesinato de la mujer en razón de su género, por odio hacia las mujeres, por rechazo a su autonomía y su valor como persona o por razones de demostración de poder machista o sexista. Detrás de esas concepciones nos encontramos una lucha de valientes que se enfrentaron a los sistemas para imponer la teoría de género.

Justa y necesaria teoría. Y es gracias a esa teoría de género nutrida por muchas mujeres que se hizo la protesta simbólica, donde se le dio la vuelta a la revolución sexual acuñando un nuevo significado para el patriarcado y evidenciando el daño de la violencia doméstica y sexual.
Desgraciadamente, el mundo sigue sin indignarse ante la esclavitud sexual, la violencia, las mujeres en la guerra, la trata de personas y la prostitución infantil. Por eso, debemos luchar por un cambio en las malas prácticas judiciales que caen en lo absurdo e injusto cuando las mujeres se quejan ante un juez por los malos tratos de su marido y la pregunta es: ¿Qué hizo usted para provocarle?
Apuntando. La muerte de las mujeres no es un tema ajeno en la realidad para nuestra región Centroamérica en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua: la violencia deja desamparada a una familia todos los días. Y nuestro país el año pasado cerró con una cantidad de femicidios alarmante. Más de 60 mujeres muertas dejaron como saldo una ruina social difícil de superar en la vida de las familias víctimas de esta problemática.

Orfandad, maldita calamidad…

Hombres pendejos. Nuestro país no es la excepción. Una muestra de la diversidad del formato y modus operandi de los femicidas se ven constatados en sus víctimas, que no les perdonan nacionalidad, edad o estrato social. Sino que lo diga ese macho dominante que tocó la puerta de Margarita Vásquez de 74 años en Orotina, el taxista que asesinó de un balazo en la cabeza a su compañera sentimental mientras celebraban un cumpleaños; o aquel hombre, si puedo llamarle de esa forma, que huyó con sus hijos luego de matar a su pareja, Laura Guerrero, en navidad.
Detrás de la muerte de Laura se da una situación que debemos estudiar y atender de manera prioritaria. Porque esos niños presenciaron la muerte de su madre, pero también hoy mismo viven a flor de piel el miedo, la duda y la extrañeza de un mundo indiferente. El trauma y la orfandad de sus dos hijos de cinco y once años de edad son un claro ejemplo de la necesidad de trabajar desde diferentes instancias judiciales, de educación formal, de campañas institucionales dirigidas a la capacitación y toma de conciencia y la necesidad del apoyo de los medios de comunicación colectiva en este proceso de sensibilización.
Perversa operación. ¿Todos prevenibles? Pues sí.  Ya es tiempo de una transformación en los deficientes sistemas judiciales, pero también a la necesidad de indignarse ante el asesinato despiadado de mujeres, que trae consigo este desastre; porque donde una mujer encuentra la muerte: la calamidad ha llegado a la familia. 

En la piel de Adela: trata de personas

Obra de teatro Autopsia dirigida por Diego Soto

Autopsia, teatro del bueno, se desarrolla en la sala de autopsias en una mesa de acero inoxidable donde un ignoto parlante cuenta su historia.
Negociazo. La trata de personas es el tercer negocio ilícito más lucrativo a nivel mundial según Naciones Unidas aunque no existe un monitoreo al respecto -esto después de las armas y las drogas-. La Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo estima que este negocio ilegal genera ganancias por 32 mil millones de dólares al año. Por cada persona, los traficantes ganan de cuatro mil a 50 mil dólares, dependiendo del lugar de origen y destino de la víctima.
Según la Organización Internacional de Migraciones, cuatro millones de personas son prostituidas contra su voluntad en todo el mundo. De ellas, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) estima que más de dos millones son menores de edad.
Teatro bueno y reflexivo. Autopsia, una obra de teatro que cuenta con la participación de Diego Soto, muestra a viva vos la trata de personas. En medio post-mortem un cuerpo desnudo nos cuenta su historia: una compleja, que denuncia una realidad para nada lejana para los costarricenses. Adela la protagonista de esta historia hace memoria mientras yace sobre una camilla metálica y fría con señales de violencia física en su cuerpo. Se desconoce qué le ocurrió, asunto que llevará al forense a un túnel sin salida.
Entre la ética y la tentación de unas monedas…
Para el médico forense las muestras de violencia en el cuerpo tatuado por golpes y marcas de cigarro llaman su atención, lo cual lo llevará a averiguar quién es esa mujer. Entonces empieza un diálogo y una historia.
La puesta en escena muestra el problema de la venta de personas casi siempre utilizadas para fines sexuales. La obra nos enseña que tal realidad está más cercana de lo que se piensa: la impunidad y la corrupción entintan este caso, uno cotidiano y real para muchas mujeres en el mundo.
Verdad y realidad. Muchas veces se ve a la trata como algo de otros países. Sin embargo, la puesta en escena de Autopsia visibiliza el problema y usa el teatro para señalar en un cuerpo de mujer desnudo y lastimado por la vida.  Una obra de estas se sale del esquema del teatro y lleva a escena: un tema vigente, importante y necesario de visibilizar desde diferentes ámbitos de la vida. Adela puede ser un caso más, pero está en las manos de muchos hombres y mujeres, que ese tercer negocio ilegal acabe. Tendrá el mundo la capacidad para indignarse por las mujeres: pues de uno en una se hace el cambio.
Autopsia: una obra de teatro que nos muestra la trata de personas

Carta del ciudadano, Perro de Hule, a Doña Laura

Estimada señora y no tan apreciada por mi vecino, Doña Laura:
Utilizo este medio para contarle algunas de las cosas que he visto en las calles, lógicamente, no en las mismas calles que usted frecuenta cuando coge hacia la montaña en Santa Ana; porque allí está más cerca de Tatica Dios y acá le hablo desde el margen, reconocido como un cualquiera, de esos marginales, pero también Hijo de la Patria, que la tienen gobernando.
Yo soy Perro de Hule un cualquiera de oficio, no por vago sino por suerte de la vida. Tengo cuenta en facebook porque me la abrieron, pero hay días que no tengo para comer. En ocasiones retwitteo lo que dicen otros porque no pude ir a la Escuela, aunque dicen que es gratuita y obligatoria. De ahí mi atrevimiento espero me disculpe. A continuación quisiera hacerle algunas preguntas, espero me responda:
1. ¿Por qué dicen que este es un país de paz, si ayer vi que un perro como yo mató a una mujer? Según los periodistas fue un feminicidio, pero la verdad fue que la mató porque estaba harta de llevar esa vida. ¿Sabe cuántas como ella, inclusive niñas, mueren al año? Supongo que sí. Usted es una intelectual dicen que estudió en la Yunai, eso lo sé gracias al Internet, pero no de banda ancha. Para que sepa con todo respeto. Dice un twittero especialista en mujeres y no es el @inamu, que mucho más de 30 mujeres mueren al año víctimas de eso que dicen los periodistas. Y rajan diciendo que este es un país de paz. ¡Sí, claro!
2. ¿Dicen que nuestros barrios son seguros? No lo dudo, las casas están llenas de rejas, guardas sin pistola y con pistola, alarmas y colegas míos que trabajan y cobran con alimento de mascota. Se los recomiendo mi tío Paco decía: “No hay guarda más fiel, barato y agradecido”. Pues claro si hablaba del mejor amigo del hombre.
3. ¿Cómo hago con los riñones de mi vecino, que siempre me regala sobros? Dicen que está muriendo, poco a poco, mientras llega el momento de la cita en la Caja. Caja es en la que lo van a meter, seguro. Con razón la interviniste. Ahora entiendo. Por cierto, ha hecho alguna vez fila en el San Juan de Dios, pues no se lo recomiendo la última vez que anduve por allí salí más jodido.

Imagen con fines ilustrativos
Como ya le dije mi universidad es wikipedia por eso no entiendo de tratados, convenio ni leyes, pero no habrá por allí en su casa,  esa que guarda el nombre de una buena fruta color Zapote. Le repito no habrá algo que diga por allí que un país no necesita empujar a su gente a ser como perro de hule. Confieso que hace unos meses le envié un tweet, pero no me dio pelota. Seguro porque mi nombre de usuario es @perrotedehule33, es que @perrotehule estaba ya ocupado. Sería que pensó que soy un enfermo. Pues no. Se equivoca soy un Perro de Hule, nada más.

Redes sociales de esas en las que no cree: Perro de Hule


Hace unos días murió Gadafi y no dijiste nada, perdón la confianza es que los ticos aunque seamos perros nos voceamos; igual pasó con en el enredo entre Palestina e Israel, costó que hablaras. Y mire que bueno que soy yo: no le pido que se exprese sobre esas cosas. Solamente, sobre esta vida de perro que llevo. Hoy solo escribo esta carta porque vi que eso de las redes sociales no me funciona solo para hacer política. Por más que la pulsié en su facebook y su twitter no pasó nada. Espero el guarda de la entrada de este residencialote -los ticos hablamos así también- pueda entregarle esta misiva.
A ver si es posible alguito mejor, ojalá digno y pronto, por los riñones de mi vecino y por esta vida que me pone a lidiar con tanto maleante, que ya no puedo decirles que no. Es por mi propia seguridad, se lo confieso.
Porque señora acá si hay miseria y no todo es Pure life le traduzco para que entienda Pura vida esto fue gracias a una herramientica que tiene google. No crea que lo aprendí en la U, porque ni siquiera fui a la escuela. Aunque si conozco el pretil de la UCR allí se ven cosas buenas. Sin embargo, comprendo que quiera ocultarlo a los extrajeros, esos que llaman turistas. Es fácil seguir vendiendo la historia de la suiza-centroamericana, digo de la galletita suiza que se llenó de perros de hule. Atentamente, Perro de Hule, un feminista más que votó por vos, Doña Laura -es que ya sentí mucha confianza-. 
Imagen con fines ilustrativos