Figueres, Arias, Villalta, Piza y otros invitados

SEGUNDA PARTE
Los Arias
Recuerdo cuando Laura Chinchilla no tenía tres meses de gobierno y ya Rodrigo Arias estaba casi en una campaña abierta. Ese desgaste tan tempranero tuvo su costo , quien no recuerda a Bryan Ganoza abrazado con éste en fotografías de perfil: fueron memorables.  Debo reconocer el esfuerzo de Rodrigo por mejorar su imagen es un tema para estudiar, pero eso es otra historia.
Hay que reconocer que el carisma no es el fuerte de los Arias.
Esta pérdida no se puede maximizar; los Arias no se dan por vencidos son hábiles políticamente y conocen bien la receta para su propio partido. Hay muchas personas que les deben sus favores: dicen que en política esas cosas se cobran; no me hagan caso.
La imagen de Óscar Arias sigue teniendo potencia en el exterior y eso también hay que tomarlo en cuenta. En Costa Rica luce ya desgastado y con poca enjundia. Parte del descuido a las juventudes de Liberación Nacional hoy le pasan la factura.  Sus delfines hoy se mueven en otras aguas y tal vez tuvieron madera, pero no carisma para ganar elecciones Kevin Casas o Bruno Stagno: tenían buen perfil, hasta bien parecidos eran    -son si se lee desde la actualidad-.
Los votos se mueven el día de la elección; pero la realidad de nuestro país ha cambiado, también los mueven otros tipos de políticos, esos que no sean los de siempre. Así que si se meten a los balazos a los Arias no les gusta perder sino recordemos como Rodrigo prefirió dejarle la torta a Johnny Araya.
José María Villalta
Es un tipo joven, inteligente y lleno de grandes iniciativas. Lo que logró en la pasada elección es un hecho histórico, ese merito quien quiera quitárselo es mezquino.
Recuerdo cuando titubeó cuando le preguntaron si era comunista: eso ya no se le perdona. Debe ir de frente.
Hace unos meses les decía a militantes de su FA que era una lástima que lo tuviesen en el congelador.  Me alegra que reapareciera: recuerdo el rumor de que lo iban a enviar fuera del país para formarse.
Creo que debe seguir y no desconectarse de la gente. Su discurso de los mismos de siempre, ya no está vigente. Debe demostrar de qué está hecho y en el Frente Amplio (FA) urge cambiar su forma de comunicar.  La imagen de Chema Villalta en ocasiones está en contrariedad de su partido: muy old fashion.
Esto sonará muy feo, pero este Frente Amplio es lo que es gracias a José María Villalta no lo quemen, cuídenlo y sepan vender ese ser humano que tienen (estrategia de comunicación) de lo contrario no alcanzarán a pasarle por encima a la reciente historia.
Antes era imposible un gobierno de izquierda hoy eso no asusta: lo que si debe hacer es mostrarse más socialdemócrata y con formación en temas país importantes: no solo en su charco de formación básica: las leyes.
Hay un tema importante: el abordaje que le da a los medios de comunicación es sobremanera valioso entonces aunque le aplaudan sus seguidores: menos pleito con los mismos de siempre; ayudarán en su propia campaña.
En el Asamblea los suyos se han jalado sus tortas y eso en el imaginario social les señala con temor y hasta con epítetos que no deben dejar se esparzan con fuerza.

Villalta tiene altas posibilidades para la elección que viene: todo depende de Luis Guillermo Solís y también de lo que hagan el resto.  Podríamos tener una campaña entre Chemas y no me refiero a ninguna camiseta.


Fotografía de los colegas de Prensa Libre: no consignaron 

el nombre del fotógrafo. 

Nota: el siguiente artículo tocará a Rodolfo Piza, Sergio Mena y algunas conclusiones para todos.