Los 4 fantásticos

Si bien esta es una historia ficticia puede tener algún parecido casual con la campaña de votos de unos hombres deseosos de llegar a la presidencia.
Esta es la historia de Periquito, Doc, Pacman y Jotaeme: todos varones de una misma patria con ideas diferentes y visiones totalmente dispares de cómo debería ser la comarca.
Jotaeme es un hombre joven, inteligente, de un verbo potente y yo diría que hasta con la elegancia suficiente para decir que se la juega. Con una vida intachable y una experiencia hacia la izquierda. La actualidad lo pone como un candidato de medios sociales y con altos quilates para la juventud; una, que fijo votará por él.
Pacman es un intelectual, capaz, jovial y de experiencia política aunque aún no la muestra (yo diría que tiene colmillo en sentido positivo). Sin haber sido invitado a la fiesta llegó. Sin haber hecho mucha alharaca logró su cometido. Empero, la falta de energía en sus palabras y algunos miedos en el camino tendrán que dejarse de lado si de veras quiere la primera silla de Zapote.
Al Doc le precede haber administrado una de las instituciones del Estado más queridas. Además su historial de curador hace juego con un futuro que lo pone hoy por hoy como el candidato que más huevo ha recibido -las donaciones sobrepasan a todos los demás aspirantes-. Un grave punto en contra es tal vez su cercanía con un gran señor de la política, pero también un hombre relacionado íntimamente con Yepeto: el famoso Pinocho.
Periquito es un político de años de experiencia.  Su administración diamante tal vez potenció su puesta en escena en las encuestas nacionales. Hoy por hoy aparece como el señor a desbancar, pero parece estancado.  Una reciente asamblea le dio visto bueno de líder, pero quienes conocen su partido saben que él no manda ahí, sino que le están dejando llegar…
Situación electoral…
A juzgar por las encuestas y los datos que a sensibilidad puede leer uno: Jotaeme logrará grandes cosas, crecerá en los próximos meses, pero no llegará muy lejos. Su potencia será llevar unos como él a Cuesta de Moras donde fue un ejemplo para sus copartidarios.
Pacman enfrenta tal vez un gran dilema ante un partido que no se junta ni para contar votos, pero se espera que al igual que Jota crezca y haga un papel importante.  El sueño de llegar al poder necesita de un cuota de convicción y gallardía, que deberá pulir ya; si quiere algo más que unos muchachos en la asamblea.
El Doc va callado tal vez no crezca mucho en estos días, pero el dinero que han puesto sus arcas cuenta, ténganlo por seguro. Por otro lado, la designación de varios políticos hábiles en la campaña le dan mérito para ser aspirante de final.
Periquito tiene un pequeño problema: llegó al tope. Se suman algunas dificultades que deberían tomarse en cuenta: los Peace brothers y el Hijo del Caudillo parece nunca le darán la bendición y tenerlos en contra siempre es ir perdiendo; los medios en las últimas semanas han estado escarbando y eso le hace ruido aunque no quiera. El no participar en debates y temerle a la crítica es un grave error.  Sin los grupos de poder, sin un mass media interactivo y con los escarpines escondidos no se ganan elecciones.
Así como se ve el panorama podría estar pintando para una segunda ronda donde el más no siempre es el que llega hasta el final. Sino si acaso a la rotonda de la Guacamaya. Recuerden que esto se puede parecer a la realidad, pero también puede ser la realidad…

Zapote´s House

Anestesia electoral

En la actualidad el quehacer político de la información se encuentra en manos de actores mediáticos que han sustituido al comunicador tradicional para transformarse en uno nuevo muchas veces poco crítico y sin profundidad en investigación.  

Para eso, los candidatos deben tener un encargado de administrar cuentas sociales, elaborar videos interactivos y construir una imagen de la campaña electoral algo fundamental en estos tiempos.  El problema no es llegar ya se constató con la actual administración Chinchilla, que ganó elecciones por vapuleada y en plena popularidad.

Tal parece que de la mano del marketing político se utilizan imágenes que hacen destronar las palabras y sobrevalorar aquella caja de resonancia con iconografías sexis en movimiento: tal parece que pasamos del homo sapiens a un homo videns decía Giovanni Sartori.

Entiéndase a ese homo videns como uno incapaz de poder comprender abstracciones o conceptos. Esa cinematografía de la realidad parece ha impactado el imaginario social con una anestesia que hace del proceso electoral olvidar el pasado.  Y darle el voto al que lidera la cosa…


Anestesia política

Merece analizarse

¿Porqué cuándo con dos malas administraciones de un mismo partido se mira tan fácil ganar por tercera vez? Además tendríamos que echar muy para atrás para encontrarnos dos gobiernos de baja popularidad (Arias – Chinchilla) y con un futuro presidente de la misma cepa (Johnny Araya). ¿Extraño no?

Por eso merece la pena estudiarse y analizarse esta triada al hilo: asunto en el que la culpa cae sobre los hombros de quienes se llaman oposición.

Tal parece que para la nueva “society”  el atributo más destacado sería proyectar imagen, tener cierto dominio del lenguaje y vestir a la moda. Como un George Clooney de la política con todo y “performance”.

En materia de coalición hemos expresado nuestros análisis. Pero debemos decir que a dos semanas del cierre de esas posibilidades los grupos que se afincan para armar la resortera de la alianza no tienen potencia para ganarle a los llamados verdes.

Y esto no por falta de gente que les apoye sino por la poca capacidad para unificar ideas y pensar en un país diferente -de todo lo que han criticado- de quién gobierna.

La memoria colectiva debería recordar los partidos que fueron pendejos para poder poner otra realidad en el camino. Y los nombres que aparecerán más tarde para una coalición electorera serían oportunistas y mentirosos si dicen que lo hacen por amor a la patria. La oportunidad es ahora: es ya.  Sino son más de lo mismo.