Maestras en los años 20´s; y la lucha continúa…

Realidad de las mujeres…
Rescato un Contrato de 1923 para profesoras realizado por el Consejo de Educación. Este es un acuerdo entre la señorita maestra y el Consejo de Educación de la Escuela por la cual la señorita acuerda impartir clases durante el período de ocho meses. Y en el mismo acuerda un salario sin palabras…

No casarse. Este contrato queda automáticamente anulado y sin efecto si la maestra se casa.
No andar en compañía de hombres.
Estar en su casa a las seis de la tarde, a menos que atienda labores escolares.
No pasear por las heladerías del Centro de  la Ciudad.
No abandonar la ciudad bajo ningún concepto sin permiso del presidente del Consejo de Delegados.
No fumar cigarrillos. Este contrato queda anulado y sin efecto si se encontrara a la maestra fumando.
No beber cerveza, vino o whisky. Se anula el contrato si se le encuentra bebiendo.
No viajar en coche o automóvil con ningún hombre excepto su hermano o su padre.
No vestir ropas de colores brillantes.
No teñirse el pelo.
Usar al menos dos enaguas.
No usar vestidos que quedan a más de cinco centímetros por encima de los tobillos.
Mantener el aula limpia.

          Barrer el suelo al menos una vez al día.
          Fregar el suelo del aula al menos una vez al día.
          Limpiar la pizarra al menos una vez al día.
          Encender el fuego a las siete de la mañana de modo que la habitación esté caliente a las nueve cuando llegan los niños.

No usar polvos faciales, no maquillarse ni pintarse los labios. 

Contrato – maestra: forjadoras de generaciones.