Marlon Mora: perfil profesional

Dr. Marlon Mora Jiménez

Periodista – académico e investigador universitario

Marlon Mora como académico tiene una formación interdisciplinaria: con un doctorado en Ciencias Sociales por la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla (UPO), España en Desigualdades e Intervención Social: Interculturalidad y Diversidad, con un Máster en Multiculturalismo de esa misma casa de estudios, además cuenta con un Magister en Derechos Humanos y Educación para la Paz de la Universidad para la Paz de Naciones Unidas (UPeace) y Universidad Nacional de Costa Rica (UNA). Así como estudios en la Maestría en Comunicación de la Universidad de Costa Rica (UCR).

En el año 2002 gracias a su destacada labor foto-periodística se le reconoció con el Primer Lugar Latinoamericano de Fotografía en Cuenca Ecuador en el Concurso Mujer Imágenes y Testimonios.

Como reportero dio sus primeros pasos en las Revistas de Niños del Grupo Nación como practicante, luego como redactor y editor en el Periódico La República. Su paso por la radio fue gracias al maestro Gabriel Durán con quién en una temporada compartió Patrulla Nocturna un programa de Radio Monumental. Asimismo, para la Universidad Nacional dirigió un programa de corte académico llamado Mundo Latinoamericano en Radio Victoria. En los últimos años se ha dedicado a producir y presentar ocasionalmente el programa Palabra de Mujer de Canal UCR de la mano de la reconocida productora y feminista Ana Lucía Faerron.

Su labor como comunicador lo ha ligado a la realización y organización de actividades nacionales e internacionales como debates presidenciales en Costa Rica, entrevistas a personalidades de la vida periodística mundial Javier Dario Restrepo de Fundación Nuevo Periodismo, Amaro Gómez Pablos de Televisión  Nacional Chilena (TVN),  Ignacio Ramonet director de Le Monde Diplomatique, Harris Whitbeck reconocido presentador de  CNN, Amazing Race y actualmente periodista de Al Jazeera,  Julien Berjeaut, caricaturista de Charlie Hebdo, Rafael Correa Delgado, Presidente de la República del Ecuador, entre otros reconocidos rostros del periodismo nacional como Javier Rojas,  Rolando Ángulo (†), Roxana Zúñiga, Giannina Segnini, Any Pérez o Pilar Cisneros entre otros; producción de foros democráticos con medios de comunicación y universidades del país, entre otras labores de relaciones públicas y protocolo ligadas a organizaciones nacionales y extranjeras.

En su quehacer académico y profesional ha sido conferencista nacional e internacional en diversos temas destacándose especialmente: comunicación política (Universidad San Judas Tadeo, Costa Rica – Universidad Mariano Gálvez, Guatemala – Universidad de Sevilla, España; Universidad Pablo de Olavide, España), derechos de mujeres (Fundación Justicia y Género, Costa Rica), personas adultas mayores (Universidad de Alicante – Universidad Menéndez Pelayo, España),  imágenes sociales (Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor -CONAPAM-), malas prácticas judiciales en mayores (American University, Washington, Estados Unidos), libertad de expresión (Misión Internacional Panamá, Colegio de Periodistas de Costa Rica), derechos de personas con discapacidad (programas de posgrado, Universidad de Costa Rica), feminicidios (Misión Internacional de Naciones Unidas a Honduras por parte del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente – ILANUD), educación para la paz (Instituto Interamericano de Derechos Humanos, El Salvador), discursos de la vejez (Universidad Nacional de Quilmes, Argentina) esto entre otras experiencias profesionales.

Como investigador, emprendedor y director de comunicación política se podrían tomar en cuenta sus más recientes experiencias desde la comunicación colectiva un proyecto de investigación llamado La comunicación política en Costa Rica: estrategia e imágenes políticas hacia la Presidencia de la República 2014-2018 conocido en redes como VotoCR, que logró gran aceptación en el recién pasado proceso electoral.

Del mismo modo, una producción audiovisual con aportes a la comunicación política electoral desarrollada de manera conjunta con la Universidad Latina de Costa Rica (ULatina) para redes sociales llamada Pan y Circo. Asimismo, su interés por un periodismo de cobertura respetuosa de los derechos humanos lo hizo presentar desde la imagen periodística un proyecto para jóvenes que se estrenó recién llamado Humanismo UNA.

En su hoja de vida ha dirigido el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional, los posgrados de esa misma Unidad Académica, sobresaliendo su labor como director de la Maestría en Derechos Humanos y Educación para la Paz, así como encargado de múltiples investigaciones en el área de las Ciencias Sociales de la Universidad Nacional en el Centro de Investigación y Docencia en Educación, la Escuela de Historia y el Centro de Estudios Generales.

Marlon Mora también es bloguero desde hace algunos años y elabora talleres con enfoques en temas de periodismo, nuevas tecnologías, innovación, comunicación en crisis, resolución de conflictos y derechos humanos.

Actualmente, es el Presidente del Colegio de Periodistas y Profesionales en Comunicación de Costa Rica (Colper) y desde hace más de 10 algunos años realiza consultorías en comunicación desde su empresa Asesorías en Comunicación Estratégica Doble M.

Contactos:

TWITTER PROYECTO

FACEBOOK PROYECTO

TWITTER

FACEBOOK

Marlon Mora: comunicación política y derechos humanos.

Marlon Mora: comunicación política y derechos humanos.

Marlon Mora entrevista al Presidente Rafael Correa

En esta ocasión preparé un trabajo especial durante muchos meses para poder entrevistar al Presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa.

Gracias a su visita al país en el marco de la  Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) gestioné la entrevista y como presidente del Colegio de Periodistas le realicé algunas consultas que consideramos importantes desde la comunicación política y la legislación en temas de comunicación en el Ecuador.

La entrevista

Los problemas de la Casa del Presi

Digamos que esta es de esas entraditas en mi blog que uno se piensa mil veces antes de publicar, pero merece la pena hacerlo como ejercicio de comunicación política donde la Casa de Cristal requiere un clutch, un freno y un gas: todo a propósito de una comunicación, que urge departe de un presidente elegido de manera histórica.
Cositas importantes:
  • La comunicación política electoral es una cosa; la comunicación política institucional es otra.
  • Los departamentos liderados por profesionales de diferentes partidos en comunicación política en oficinas merecen reconocimiento, respeto y trabajo en equipo #atomarlosencuenta.
Conozco a don Luis Guillermo Solís desde hace mucho tiempo y creo que es un hombre inteligente y capaz, pero en este momento vivencia una situación particular que puede afectarle lo suficiente en comunicación para dejarlo mal parado en su gobierno (ya vemos mucho de esa crítica en la ciudadanía y categorizaciones alarmantes para alguien que no tiene un año en gobierno). Por eso voy a citar rápidamente algunos frentes en los que debe trabajar en mi humilde opinión.
Algunos puntos de atención
#1
Luis Guillermo ha tenido que lidiar con un partido donde sus contrarios emergen desde su propio epicentro -Partido Acción Ciudadana (PAC)-. Si uno tiene un amigo: le habla al oído y busca enmendar. En contrariedad algunos han hecho un llamamiento público para señalar y vociferar diferencias amparadas en la primicia mediática. Tal vez el caso más significativo lo representa Ottón Solís, pero no es el único la suma de menos amigos por decirlo de alguna manera es importante. Y merece atención hace rato.
#2
Aunque no todo es de antagónicos -no amigos dentro del partido-, también podemos hacerlo coincidir en casos más cercanos -los llamados amigos-. Y siguiendo la señal de cómo emergen en su propio partido habría que mencionar al encargado de hacer puente de comunicación entre los medios y los otros partidos. En menos de un año ese puesto adscrito al Ministerio de la Presidencia no lo ha logrado: Melvin Jiménez es un buen tipo, trabajador y de buena fe, pero sus formas de comunicar no han alcanzado.  Y su tiempo parece se le ha acabado, aunque algunos no lo entiendan. La pregunta es tal vez más sencilla: ¿Quién lo sostiene? La respuesta en todo caso está en la palestra por el bien del gobierno. Seguro las audiencias ya lo saben y lo gritan a viva voz. Es más, vos mientras lees mi post ya lo pensaste.
#3
Cuando un amigo es amigo debe saber decir: Hombre creo que no te hago bien, lo mejor es irme.  Y eso en política se llama amistad verdadera.
#4
La relación con los medios es fundamental y esas vocerías no pueden tener silencios. La ciudadanía agradece que le digan con honestidad y sin tapujos. La imagen se está deteriorando no es tiempo de esperar #digoyo
#5
El respeto a la comunicación política institucional de quienes siempre han estado gobierno tras gobierno merece un buen manejo de relaciones humanas. Tal vez eso sea virtud de un enlace que permita que todo fluya sin imposiciones. Estamos hablando de comunicar: no se hagan bolas.
#6
El ministro de información parece que se necesita y debe ser un profesional en esa área con algunas característica significativas: de buen verbo, inteligente – formado y con excelente relación con la prensa. Se ve venir.
#7
Para gobernar se necesitan equipos de comunicación robustos y no hay que temerle al cambio radical.  A la gente no le gustan las políticas de “nadadito de perro” y esa actitud se mira con debilidad.
#8
Luis Guillermo es un buen vocero y sus capacidades adquiridas desde la diplomacia las demostró en la recién pasada CELAC creo que debe trabajar en eso y leer bien la realidad nacional para volver sobre su proyecto.
#9
Hay un contexto que debe tomarse en cuenta. Quienes se meten en la política entran por un deseo y no por obligación; por eso es su deber rendir cuentas desde el interés público que representan. Hay que contestar a los periodistas, saber hacerlo y comprender que los profesionales de la comunicación no deben tener consideraciones especiales, no son sus amigos ni están para complacencias.  La responsabilidad radica en saber en lo que uno se mete.
#10
Los perfiles en redes sociales no pueden apelarse como personales cuando su representación pública yace en las piernas.  Enseñanza: al elegir puestos la comunicación es idónea y los discursos incendiarios no caben.
En resumen mucho gas en iniciativas o proyectos verdaderamente importantes (desempleo, educación, economía y muchos más), un poquito de clutch para dejarse asesorar por quienes tienen años en las instituciones haciendo comunicación y freno cuando el botón de publicar en redes nos convoca en caliente.
Alianzas se podrán hacer muchas, pero todas tienen códigos porque no se pautan con personas sino con partidos e ideologías; es el momento para ser valientes.

Fotografía tomada de La Nación / Pablo Montiel

Los cien de don Luis

El profesor: #PresidenteCR
Los cien de don Luis
·      Reflexión sistematizada desde el proyecto ciudadano VotoCR del CEG.
·      Una mirada a la imagen presentada hasta ahora del cómo gobernar…
El llegar a ocupar la silla presidencial no suele ser nada fácil: lleva procesos internos en los partidos y planeaciones que muchas veces marcan una comunicación política errónea.  Y eso que solo estamos hablando de comunicación política electoral. En este artículo especial para Campus de la Universidad Nacional me di la licencia de hacer una análisis del contexto en el arribo a la Presidencia de Luis Guillermo Solís y en la búsqueda exhaustiva de noticias que marcan su forma de comunicar lo que hace y la imagen que transmite en la comunicación política institucional.
Dicen algunos que llegar al poder es bonito y hasta puede sentirse bien; pero mantenerse es materia de expertos y de mucha capacidad al comunicar. Ya declaraba Laura Chinchilla en su salida de la presidencia ese sentimiento de relax que le embargaba, luego de todos los cuestionamientos y destapes públicos que realizó la prensa.
Así, que esta artículo periodístico con algunos recortes de noticias no es más que eso: una manera de ver la administración de Luis Guillermo Solís desde la comunicación del ejecutivo, líderes del Partido Acción Ciudadana , Asamblea Legislativa y su relación con la prensa.
LO IMPENSABLE
Recuerdo en setiembre de 2012 cuando en el Centro de Estudios Generales por iniciativa de nuestro decano, Enrique Mata, invitábamos al ahora Presidente de la República a la celebración de la Semana Cívica: su discurso fue sencillo y en honor a la verdad no causó tanto impacto en la audiencia. Yo que le conocía de antes puedo decir con toda seguridad que esa es una de sus potencias -el discurso-:  hombre entretenido y culto, pero ese día no fue.
Ya para finales de ese mismo año Luis Guillermo Solís ni siquiera aparecía en el margen de error. Los candidatos a derrotar eran Epsy Campbell, exdiputada y excandidata de precampaña, y quién hubiese sido Presidente de la Asamblea Legislativa, el exdiputado Juan Carlos Mendoza. Al final de esa primera prueba Solís recibió un total de 8153 votos: 113 votos más que Mendoza.  Así, de inesperado le tocó ponerse la misma camisa que en campañas anteriores decía “Mi corazón dice PAC PAC”.  Esa fue su primera prueba superada.
El arranque del 2013 fue igual donde siempre apareció en encuestas como el de abajo. Y los medios no le veían tampoco figura de candidato presidencial: eso hay que decirlo.
Pero también hay que decir que Solís iba donde fuese invitado: era asiduo participante de los debates ciudadanos con José María Villalta y Otto Guevara; puntos que fueron sumando poco a poco.
 
Ante esto las circunstancias atípicas de la campaña con un país polarizado, un mal candidato oficialista -que hasta renunció a la segunda ronda-, un discurso sencillo, un carisma que ciertamente tiene (afloró en debates) y metidas de pata de otros partidos lo fueron llevando a la historia que todos conocemos.
ESO DE LOS CIEN DÍAS
Esto de analizar los 100 días es una costumbre estadounidense importada de administraciones atrás y en el caso de Solís despierta mucho interés por tan atípico proceso electoral. Apreciado desde el imaginario social como el cambio; este es mi análisis desde mi proyecto ciudadano #VotoCR sobre la imagen mostrada en el marco de los 100 días de gobierno. Haré algunos señalamientos críticos, pero también algunas potencialidades que podría tratar de visibilizar la administración para comunicar mejor.
Luis Guillermo Solís ilusionó con su discurso y hasta el momento la imagen que da en el arranque es incierta, titubea y no aporta con claridad la hoja de ruta país que tanto esperaba la gente.  Una elección histórica lo respalda -fueron 1.3 millones de electores-, pero ahora toca hacer las cosas, no decirlas, en un escenario complejo con una Asamblea Legislativa impotente por minoría.
La crítica de la ciudadanía no se ha hecho esperar, en esto debe valorarse que tiene de frente audiencias más exigentes e informadas que desde redes sociales vociferan sus puntos de vista. Es hora de mostrar su capacidad de conciliar porque su primera llegada a Zapote podría ser la última con un mal gobierno a cuestas.
Entre lo recolectado en la prensa : la huelga de educadores -heredada-  demostró debilidades en diferentes ámbitos y marcó un antecedente en el arranque. Otro elemento interesante es que su equipo de trabajo viene de genética académica donde se les cuestiona la poca experiencia de calle: haciendo gobierno.
Las voces disidentes han salido de su propio partido y de personalidades históricas de éste. Así que también ha venido a sumar en las noticias como una acción de falta de cohesión dentro del Partido Acción Ciudadana (PAC).
En campaña electoral levantaron banderas y proclamaron consignas -apoyaron las uniones entre personas del mismo sexo, la separación entre religión y Estado y la fecundación in vitro-; ya en la administración han tenido contradicciones: eso es un riesgo en comunicación política, que no se puede correr.  
Todo eso liberó la discordia casi inmediata con los sectores de reivindicación social, que asimilaron las negociaciones PAC como una traición. Aquel epicentro fue en la Asamblea Legislativa  cuando se pactaron votos para la Presidencia del Congreso a cambio de proyectos relacionados con la las uniones de personas del mismo sexo -esa fue noticia en redes un día antes y una compleja estrategia posterior para llevar  a Henry Mora a la Presidencia de la Asamblea Legislativa-.
EL BAILE
La frase célebre presidencial ha sido sin duda una desafortunada que con toda potencia se diseminó en los medios de comunicación y medios sociales “una cosa es verla venir y otra bailar con ella.”
A esto se suma cuando el punto alto del ruido cayó sobre la “Casa de Cristal” donde el ejercicio periodístico sacó a la luz pública incompatibilidades entre quién fuese asesor de campaña y ahora consejero gratuito con oficina en la casa del presidente.  Lo más grave al final era que eso estaba pasando en el PAC un partido sinónimo de ética y consecuencia.
En su informe de los 100 días el Presidente decidió apostar por destapar la realidad de los últimos años y tratar de señalar que gobernar no es de ninguna manera algo sencillo. Acto que la audiencia en esta ocasión comprendió y asimiló por completo; pero es un acto que no se puede repetir. Ahora es tiempo de poner orden y mostrarse haciendo: la campaña ya acabó.

Es tiempo de comunicar bien y en sintonía con todos los sectores para mostrar solidez.  Es tiempo de ser consecuentes con lo dicho. Es tiempo de saber cuál cita se acepta, cuál declaración se da, es tiempo de saber comunicar y tomar decisiones, para nada sencillas, pero eso es para lo que fue electo.

 

Vocero de la “contra”

El riesgo de aparecer en CNN en español

Quisiera referirme sobre un tema muy importante en los últimos meses: la comunicación política institucional y los horrores de Casa Presidencial.  Si en algo el periodismo tiene que pagar los platos rotos deberían revisar mi artículo anterior sobre una entrevistarealizada por Gerardo Zamora de Canal 7 a la Presidenta Laura Chinchilla.

Para esta publicación me referiré a los siete minutos treinta segundosde vocería de la “contra” que nos dio Alfio Piva, nada más y nada menos, que en CNN. En el programa Encuentro de Camilo Egaña se entrevistó al vicepresidente de la República de Costa Rica en el marco del Tratado de Armas para meterlo en camisa de once varas.  Y para este caso aplica “le quedó grande la yegua”.

Para iniciar el des-Piva no sabe ni siquiera saludar. Al responder la cortesía del presentador lo único que les puedo decir es que arrancó lo más aburrido posible: algo elemental para comunicarse con la audiencia: hablar bien y apropiarse.

Mientras las palabras iban y venían el periodista trató de dejarle claro la poca posibilidad del Tratado de Armas cuando aún no cuenta con el apoyo de los Estados Unidos y le dijo que existe una clara reticencia.  La respuesta sencilla y sin darle mucho ánimo fue “comprendemos”.

Cuando se mencionó a Siria y Corea del Norte, lo único que alcanzó a decir era que en “Siria tenemos un problema de muchas muertes”. El cuestionamiento continuó y se potenció con el dato: ¿Usted cree en un mundo sin armas que mueve 70 mil millones de dólares?  La respuesta fue desastrosa y es, en este momento, que debo dar el primer consejo de comunicación política de un catálogo que me he aventurado a escribir: debemos conocer de lo que vamos a hablar, sino estamos jodidos.

Y ahora viene lo grueso de la entrevista cuando se le consultó al vicepresidente: ¿Qué está pasando en Costa Rica?  Error garrafal número dos: Si acepto una entrevista sobre un tema en particular debo hablar de eso y nada más. No se ponga como pato a dispararle a las escopetas.

La respuesta sobre la realidad tica y la popularidad de doña Laura básicamente se enfocó en aceptar que existe una mala comunicación no siempre bien entendida, muy a pesar de las visitas de Obama (EEUU) y Xi Jinping (China).  Vale que no tenía a la mano el gran gasto en consultoría en Comunicación de la Presidencia.

Al final la metida de pata tocó hasta al entrevistador cuando nos confundió con Puerto Rico para variar, pero como eso tiene que ver con periodismo continuaré mi reflexión con el barrial de Piva en CNN.

Continuaron las referencias sobre lo complejo de gobernar en una Costa Rica, donde la Libertad de Expresión está por doquier. Hay que darle gracias al destino que en ese momento nadie le recordara a Camilo Egaña la Ley Mordaza en un tweet revelador.

Brutal asesinato de Jairo

Cuando al cierre de la entrevista se consultó si el Poder Ejecutivo promovía la impunidad ambiental y el irrespeto de derechos humanos en la zona donde falleció el ambientalista y rescatador de huevos de tortuga: Jairo Mora Sandoval.

La respuesta es una joya de un vocero de la “contra”:

“Alvaro Sagot -abogado ambientalista- se caracteriza por críticas muy duras ante el gobierno… esta es una zona donde se desembarca mucha droga hacia el norte… el muchacho se expuso ante narcotraficantes… pero esto es un especulación”, dijo Alfio Piva, cuando uno podía ver que su rostro suplicaba sácame del aire. Era el momento para llamar al Chunche Montero y decirle que “bajara el switch”.

Veamos algunos elementos y regla tres: Uno no dice lo que se le viene a la cabeza. Uno puede decir: “de eso no voy a hablar”.  Es bueno no saber en ocasiones…

Elementos: Los narcos necesitan la playa para trabajar con total tranquilidad en las noches y en declaraciones del vicepresidente el  joven Jairo no podía patrullar porque a esa misma hora coincidía con un mercado de la cosa blanca.

¿Decirlo estuvo bien? pues no. Para eso les dejo el video donde pueden estudiarse más elementos. Me encantaría tener un espacio para desmenuzar el asunto, aunque este  artículo no me lo permite.

Consejo número cuatro: Nunca envíen a firmar a un veterinario acuerdos de astronomía.  Y si lo hacen, no lo pongan a hablar en público y mucho menos a entrevistarse en CNN.

Al final esto solo deja un saldo positivo para doña Laura: quienes le piden la renuncia de ahora en adelante lo pensarán dos veces viendo las joyitas que tenemos de vicepresidentes.

Nota: entiéndase “contra” como un grupo de personas que pueden estar contentas y felices de las metidas de escarpines de la administración actual.

En este enlace podrán acceder a los siete minutos de fama de don Alfio: 

La entrevista de Gerardo Zamora a Laura Chinchilla

Producto completo: ejercicio académico.Muchas personas que conocen mi trabajo en votoCRme han solicitado, que me refiera sobre la entrevista que le hiciera el periodista de Canal 7, Gerardo Zamora a Laura Chinchilla.

Mucho se ha comentado al respecto en diferentes medios e inclusive en días pasados la directora, Pilar Cisneros, le dio una entrevista a Hablando Claro, programa de Radio para cerrar el caso -por cierto como ejercicio de vocería doña Pilar lo hizo excelente-.

Ante esto quisiera con todo respeto reflexionar sobre la importancia de este género periodístico y hacer un análisis de la semiótica presente en las imágenes. Aunque esto podría ser muy amplio he decidido resumirlo en cinco puntos y retomarlo en mi clase de Imagen Periodística.

Entonces hablaré de lo que no se ha dicho.

Lo primero que debemos como comunicadores reconocer es que la entrevista política tiene una serie de características y la potencia de esa labor tiene su epicentroen lograr decir algo nuevo, actual, crítico que tenga “punch” con la audiencia.

Tal vez el otro elemento importante lo dijo muchas veces una de las mejores entrevistadoras que ha tenido el mundo, Oriana Fallaci, periodista italiana, ella decía que la entrevista debería tener preguntas rudas y suaves, ácidas y de respiro; no todo es machacar, machacar y machacar.

Decirle algo negativo al trabajo de Gerardo sería ingrato, porque como profesional estoy seguro preparó su material cuidando todos los detalles.  Y ese es su estilo. Lo respeto, pero en el análisis uno puede decir que no logró ese “punch”, ni tampoco ese balance en las preguntas. Esto no le quita nada en su trayectoria, solo una oportunidad que considero era divina para darle a la audiencia lo no contado por la presidenta.

Ahí es donde entra el tercer elemento y tiene que ver con las personas al otro lado de la pantalla, las imágenes y el “punch” de las preguntas. A mi gusto en el arranque una imagen de la presidenta subiendo al helicóptero no era necesaria. La toma hace una reseña de Laura Chinchilla con pantalón blanco y de espaldas mientras se acomodaba en la aeronave. Eso no me gustó, pero son gustos.

Insistir en Óscar Arias y no preguntar al hueso es una debilidad; en algún momento sentí que las preguntas la revictimizaban como mujer, pero no por considerarlas fuertes sino porque eran planteadas sin el debido respeto después de todo es nuestra presidenta, pero también una mujer. Para entender mi reflexión bastaría con preguntarse: ¿usted le haría esa pregunta a la jefa? Tratarla a ella de  títere y segundona es un claro ejemplo. Pero esperar a los anuncios para hacerlo; lo hizo más evidente: ¿En algún momento usted ha sido segundona, títere de don Oscar? Ella un títere, el otro don Óscar… eso no era necesario, digo yo.

Cuarto elemento cuando un periodista hace una entrevista es fundamental manejar el hilo conductor y hasta “tirar línea”.  En este caso puedo decir que la señora presidenta salió bien parada: se la jugó como dicen. Respondió lo que quiso y salió en el medio más importante de este país, eso es comunicación política también.

Quinto elemento: en la televisión se tiene oportunidad de darle a la audiencia emociones. Y el preguntar de manera “pelada” si ha llorado no creo que sea lo idóneo, la alternativa estaba a boca de cañón; es una lástima. La respuesta era de esperarse y su sinceridad me gustó:  ella dijo “sí he llorado”.

Hacer periodismo es complejo, hacer una entrevista con las características que necesitan los ciudadanos es todavía una necesidad en nuestro país. Nos queda de tarea en nuestro gremio. 

El árbol de los saberes políticos

Hace unos años atrás recuerdo como la gente decía yo voto aunque me pongan una chancha.  En aquellos tiempos la afición era tanta, que no importaba el candidato sino el partido y unos cuantos pega banderas.
Sin embargo, como las recetas en política no existen recordamos también como un candidato si no tiene cercanía con la gente está jodido y no hay partido que lo salve: ni el Partido Liberación Nacional (PLN) en aquel momento. Y la mejor prueba de ello, la tenemos en  nuestro expresidente número 35  un maestro desconocido que le ganó las elecciones a Daniel Oduber, académico que pasó por la Universidad de Costa Rica, la Universidad McGill de Canadá y la Sorbona en París donde estudió derecho y filosofía.  
Hombre preparado, pero falto de un ingrediente necesario en la política “cosa doméstica” que algunos si masticaban muy bien. Dicen que la recomendación que le diera Don Pepe Figueres en su momento decía más o menos así: …abrazá a la gente, demostrarles cariño, nada de caritas güevón -adaptación personal, también-.
Bueno al final al también expresidente Oduber le ganaría las elecciones un “profe”, quien fue reconocido por gobernar con ética  y se le conoció popularmente como el Presidente de las manos limpias (eso lo explicaré luego, porque obedecía también a un buen anuncio de comunicación política, pero será un post aparte).
Toda esta introducción obedece a una necesidad de contar en política con un hombre con las calidades de don José Joaquín Trejos, un hombre venido de los más sensibles aparatos del desarrollo: la educación y de las profesiones menos reconocidas y más dignas: ser maestro.
Buscando el camino…
Disculpen si destaco la profesión del educador y formador: pero en la universidad he tenido la oportunidad de experimentar como los estudiantes si reciben un estimulo responden  y se entregan al 100 por ciento. Lo que necesitan es un líder, pero también la responsabilidad de una tarea. La respuesta ante toda esa labor es el respeto, pero también la exigencia, la apertura y la sensibilidad humana.
Este país puede salir adelante de todo. Necesita lo que en mi clase sobra, ganas de hacer las cosas: ese es el árbol de los saberes políticos.
-(un post dedicado a tantos estudiantes, que he conocido y que de una u otra manera me han enseñando que sí se puede cambiar este país)-.

Rompiendo moldes: haciendo comunicación política sin querer queriendo…

Ahora sin bigote: Jorge Luis Pinto
En esta vida la forma correcta de comunicar es importantísima (sino que lo diga Laura Chinchilla, que ha tenido sus problemas durante este año). Por esas cosas de la vida hacer comunicación política no es tarea sencilla muchos piensan o la confunden con hacerse publicidad o como dicen algunos popularmente cacarear el huevo: en lo personal no creo en eso. Pero de que este man si sabe hacer comunicación política -deportiva no tengo duda…
Sin bigote un poco más cercano a la gente, con verbo claro y sinceridad en sus palabras llegó a la dirección técnica de la selección nacional, otra vez, Jorge Luis Pinto Afanador, un hombre de futbol, un colombiano de sepa y un “otro” más asesorado, más corrido de fútbol y con ganas de no perderse una de las trincheras ideológicas más trascendentales de la realidad nacional: los periodistas deportivos (gente buena, que sabe de lo que habla, profesionales merecedores de respeto por su trayectoria y horas nalga en la cobertura del deporte rey).

Sus manos: derecha e izquierda

Definitivamente, el presentarse como seleccionador nacional con la camiseta roja y con la compañía de dos referentes: Luis Antonio Marín, defensa ejemplar y excapitán de la selección nacional; Paulo César Wanchope, internacional destacado, delantero por excelencia y con experiencias valiosas en Inglaterra, donde se hizo; ambos hombres buenos, para nada conflictivos y líderes positivos, así arrancó la jornada este cafetero amante de la disciplina y el orden táctico. Sino que lo digan los liguistas que en aquella ocasión le ganaron con un gol de Erick Scott de visita al Saprissa. Ese día más que suerte fue el orden táctico; debo confesar que ese día sufrí los 90 minutos. En cualquier momento se pudo perder y en ese entonces se hablaba mal de Pinto porque no complacía, no se inmutaba, él ganaba y lo hizo dos veces seguidas. Inclusive cuando se fue nadie entendía porque en su remplazo llegó el “ciego” Oblitas.
Pero volviendo al grano, con esa mancuerna pisó tierra firme, encendió la marimba, pidió picadillo de papa e invitó a los periodistas a comer chicharrones en medio de una fiesta improvisada. Como diría un periodista de un reconocido medio nacional: “…segunda etapa entre chicharrones debería ser un signo de buen augurio”.
Del vino tinto al café caliente
Segunda etapa porque ya el colombiano había dirigido en el país a la Selección.  Esta nueva estuvo matizada con gallos de arracache, frijolitos molidos, chicharroncitos, chimichurri, tortillas y un delicioso puntos suspensivos. Así, se presentó Pinto, oficialmente, como nuevo técnico de la Selección Nacional en una chicharronera en Aserrí.
Y si hay cosas que marcan la diferencia entre el anterior técnico y el actual eso es la comunicación política de Pinto, una que sin querer hizo de las suyas ya. A continuación la diferencia:
Pasamos de un tipo que no le gustaba el país y se quejaba constantemente de los tiempos de comida a uno identificado con nuestra idiosincrasia: parece que su experiencia en Alajuela le valió -tenía razón mi abuela que decía que todo en la vida pasa por algo-.

Este hombre nunca se puso la camiseta: ni en la presentación oficial.


Del “bife” al pinto
“La Volpe” amante de la buen vino tinto, de los sincretismo, de los silencios constantes con la prensa, del total ruido si los micrófonos eran extranjeros, de permisos para seleccionados fiesteros y sin mayor respeto por el futbolista nacional: que al salir lo catalogó como uno que no estaba listo para un mundial (el tiempo dirá si tenía razón, claro).
Ya tuvo reuniones con los federativos. Inspeccionó el Proyecto Gol y pidió mejoras. Escogió a su cuerpo de trabajo. Vio tres partidos de futbol en su primer fin de semana en el país. Inclusive, le dio tiempo de ver el partido de Bryan Ruiz. Concedió entrevistas en todo momento sin ponerse en pendejadas y  hasta autógrafos repartió.
Un punto más desde lo laboral y destacable Pinto se regirá  con Código de Trabajo (con el otro señor la cosa fue distinta: si apelamos a la verdad). Aunque  será complejo porque todos conocen y saben bien el ritmo de trabajo de Jorge Luis asunto que dejaría a la legislación corta por su compromiso.
Solo queda desearle suerte a los futbolistas que piden un día libre para ir a emborracharse y repartir besos, porque con este hombre como técnico será imposible. Cuidado muchachos, si quieren montarle la fumigadora porque para eso se amparó bien en referentes Chope y Yiyo más que suficiente, además goza del respeto, buena reputación y por ahora la prensa deportiva cree en él. Como diría Guima no les queda más que a jugar “carajo”.
Eso es lo que yo llamo hacer comunicación política – deportiva el resto es pura paja.

Observación participante: anillos, pulsera, reloj y otros accesorios (La Volpe fashion).