El periodismo se conmemora sin pendejadas…

– Por los valientes, los nobles, los buenos: esos periodistas de calidad que nos señalan la ruta.
– “Aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo”, García Márquez.

El día del periodista no es para celebrarlo, sino para hacer una retrospección interna país y recordar la raíz que le dio vida. Hoy no es un día para recibir mensajes cursis,  presentaciones animadas con peluches saltarines que recuerden la belleza de uno de los oficios más nobles, tampoco es motivo de “post” en medios sociales creativos que recuerden que somos el cuarto poder, menos un degradante meme que diga “Aló, feliz día”. Todo lo contrario el día del periodista es un momento especial para reflexionar y conmemorar lo meritorio de muchos valientes que decidieron dar su tiempo como servidores ciudadanos.
Es el momento perfecto para reconocer en el periodista acucioso que investiga, escarba, sistematiza y jerarquiza para mostrar a la audiencia la verdad. También es buen momento para agradecer al que trabaja 24/7 con pasión, esmero, cariño y respeto para quienes al final reciben su columna: su resultado final de la dura calle.
Por todos. Merece la pena reconocer que en el día del periodista son muchos los protagonistas anónimos, sujetos tácitos de una historia que nadie conoce. Por eso, hay que recordar que no solo son esos eruditos que desde su trinchera hacen noticias: esto del periodismo es más. 
Este día se conmemora…
Un día para conmemorar la valentía del noble fotógrafo, del inspirado hacedor de medios sociales, del colaborador con la infografía para hacer más entendible aquellos números para nada blancos o del que después de la cobertura ruda te da un hombro para apoyar y seguir la jornada. Es un buen día para decirles a los compañeros, colegas y amigos: “gracias”.
Antecedente. El día del periodista tiene en su memoria uno de los sucesos más nefastos del periodismo nacional, el Atentado de La Penca; aquel hecho provocó el fallecimiento de un total de siete personas entre ellos dos costarricenses y una extranjera, todos parte de la prensa que dio cobertura internacional en nuestro vecino país de Nicaragua. A ese inventario de fallecidos habría que sumarle 22 heridos que en la actualidad afrontan discapacidades físicas, pero también de esas que se cargan al ver a un amigo o un colega en su momento último de la vida.
En la actualidad hay ocho costarricenses que sobrevivieron al atentado y que hoy por hoy esperan justicia en el Sistema Interamericano luego de casi tres décadas de impunidad. Un asunto que debe impulsarse desde diferentes ámbitos: la academia y el gremio; por solidaridad.  Esa es una tarea pendiente y debemos recordarla en este día.
Nada de intimidar al gremio. Luchas como la Ley de Delitos Informáticos y hoy el Premio Pío Víquez ponen en la picota que el periodismo es más que asuntos accesorios: somos parte del tanque de pensamiento de un país, de la vida nacional y de la necesidad de vociferar un cambio urgente.  Con premios, sin premios, contra corriente el periodista siempre deberá informar bien: esa es la premisa.
Y definitivamente para conmemorar este día hay que decir: “Aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo”, García Márquez.  El resto es puro cuento. 

Sígueme

Marlon Mora

Periodista @canalucr. Académico #UNA. Director de los proyectos @votoCR @panycircocr y Humanismo UNA. Consultor ONU. #DDHH #Periodismo #ComunicaciónPolítica
Sígueme

Latest posts by Marlon Mora (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *