Encontrando el “reset CR”

Quiero seguir aquí…

La Primera señora, la Trocha, Crucitas, la Platina, el Puente Bailey, el Diputado que no se quiere ir porque sigue chupando, los femicidios que me paran los pelos, el país más feliz del mundo, la sele clasificando en el último minuto, las barras que no permiten ir a los estadios en familia, la casa del Herrero con impuestos, la viceministra revictimizada y el diputado también, el Cruz-cificado, la ley hecha mordaza, la marcha de paz y esperanza: todo mi país está jodido, perdón no todo, tal vez, estoy exagerando.
Puede que merezca la pena desconectarme de tanto desastre por un momento. Y ponerle a la perilla que dice Costa Rica un “reset” improvisado sin formatear el disco, porque en esta vida lo más importante es tener memoria: no para azotar a los enemigos sino para mirarlos a la cara y saber de qué lado están. Al final del camino dice mi abuelo que la vida es muy larga.
Por eso me aventuro y me arriesgo a hablar de mi país, donde ese terrón de  diversidad y gente buena, tiene una extraordinaria manera de salir adelante y de comprender que el candidatopresidencialque le sonríe y visita su casa no siempre lo hará sino todo es mientras recoge lo que necesita. ¿O alguien ha visto uno de esos después que perdió agradeciendo, casa por casa, el voto que le dieron?  Preséntenmelo si lo conocen…
Ante todo esto merece la pena tanto orgullo cuando me muero de frío, tantos besos besados sin fe, tantos intentos de perderse para no encontrarse, tantas vueltas a la escena del crimen chorreando disculpas: ¿verdad que no?
Ante tanta política incomprensible merecerá atrasar los espejos treinta años para ver el pasado precioso, merecerá arrullar las alegrías de mundiales de antaño u olimpiadas que no volverán, merecerá la pena resucitar al Santamaría al pie del cañón sin pólvora, merecerá mentirnos con la soga al cuello: pues no; merecemos más que eso.  

Ante tanto dolor en las calles merecerá sacar un
“vale” para odiarse a secas, para escuchar los silencios en una radio juvenil de reggaetón o la pócima mágica estará en  encerrarse a llorar en el baño: no, no, no, un rotundo no.

Por eso con la autoridad que me da ver el reflejo aún de la perilla que dice Costa Rica, declaro: un
reset temporal que exige desde la ciudadanía, y sí es con usted Señora,  ya no juegue más con mi país: porque también es mío y quiero seguir viviendo aquí. 
Sígueme

Marlon Mora

Periodista @canalucr. Académico #UNA. Director de los proyectos @votoCR @panycircocr y Humanismo UNA. Consultor ONU. #DDHH #Periodismo #ComunicaciónPolítica
Sígueme

Latest posts by Marlon Mora (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *