Haití: un pueblo con mujeres valientes…

Julieth es una mujer que apenas alcanza la mayoría de edad. Su piel es negra, su cabello rizado y fuerte como los colochos que podemos encontrar en el lugar de trabajo de un ebanista. Ella vive en uno de los lugares más difíciles del mundo donde la mujer todos los días es pisoteada e irrespetada. Donde no existen leyes, que les garanticen defensa y menos hombres que se animen a levantar la voz.
Ella perdió a su madre en el terremoto de Haití, aquel fatal 12 de enero de 2010. Ese día casi a las diez de la noche se le cayó el mundo encima: en su país y en su vida. Al quedar huérfana, cuatro hombres la violaron y maltrataron con la furia de aquel movimiento de tierra de 6.9 en la escala Richter, el terremoto más severo del país en 200 años y de su corta edad también.
El epicentro del temblor fue cerca de la capital Puerto Príncipe. Se ha estimado que el número de muertos llegó a más de 300.000 personas y más de 1 millón quedaron damnificados. Quienes a la fecha son desplazados en sus propias tierras todos los días.
Hoy escribo por ella porque me duele tremendamente que el mundo no tenga memoria cuando apenas se está acabando el calendario y a punto de celebrarse dos años de tremenda catástrofe: los problemas aumentan en ese hermano pueblo de América. Donde las mujeres vivencian una realidad que todos los días pone de manifiesto el dolor, la enfermedad, la pobreza, el hambre, la duda y el miedo.
En días recientes Ana Lucía Faerron, productora de Palabra de Mujer de Canal 15,  nos mostró en su documental Haití: Mujeres con Coraje,  la fuerza y el valor de las mujeres haitianas frente a las condiciones adversas.
Inclusive rescata un proverbio de ese país que dice que existen tres piedras del fogón y que las mujeres haitianas son dos de ellas. Y una de sus entrevistadas en el documental Sonia Pierre dice: “Yo diría que ellas son mucho más, son mujeres titánicas en la lucha por la sobrevivencia”. En memoria de esta valiente mujer que murió recién quisiera recordarlo con más fuerza que nunca por un pueblo olvidado por el mundo.  
Sonia Pierre: en memoria de una mujer valiente.
Ahora que se acerca navidad y que muchos disfrutamos lindos días: mi plegaria y esfuerzo por difundir la diferencia a muy pocos kilómetros de distancia en este hermano pueblo, Haití.
Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: vivir.  Y en ese lugar del mundo a Julieth le cuesta vivir cuando por esas cosas de la vida perdió a su madre, tres hombres la violentaron y hoy en su realidad una hija le acompaña producto de aquel maltrato. Solas siguen siendo la realidad haitiana: una de las más dolorosas de nuestro pueblo y nuestra gente.
Sígueme

Marlon Mora

Periodista @canalucr. Académico #UNA. Director de los proyectos @votoCR @panycircocr y Humanismo UNA. Consultor ONU. #DDHH #Periodismo #ComunicaciónPolítica
Sígueme

Latest posts by Marlon Mora (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *