14 mujeres: Ya basta

Dr. Marlon Mora

Catorce mujeres han muerto en lo que va del año. Todas víctimas de femicidio y violencia en sus casas -donde hasta los hijos presenciaron dichos actos-. Asunto que se debería analizar en detalle por los traumas ocasionados en las familias de las víctimas.
La puesta en escena de situaciones vivenciadas por estas mujeres lo demuestra claramente la obra “Balanza Rota” dirigida por Diego Soto y parte del grupo de Teatro costarricense Espacio Vacío: cuando una mujer se queja ante el sistema por los malos tratos de su marido él mismo le pregunta ¿y qué hizo usted para provocarle? Pareciera que a pesar de la evidencia, el mundo se resiste a la igualdad real con esas diferencias todas y todos perdemos.
De allí el objetivo principal de la obra -que el año pasado fue presentada en diferentes espacios judiciales y educativos-  de exponer la problemática a la que se enfrentan las mujeres de Iberoamérica que denuncian ante autoridades delitos como la trata de personas, violaciones sexuales y violencia intrafamiliar.
Un mes atrás nadie se preguntaba ¿por qué el 8 de marzo la gente regala flores a las mujeres? ¿Por qué mandan mensajes de texto y electrónicos o power points cursis? como si el 8 de marzo fuera el día en que se festeja ser mujer.
Esa fecha se recuerda la muerte masiva de trabajadoras de la maquila hace 100 años en Nueva York.  Pero en realidad trata de recordarnos un movimiento social que a pesar de llevar tres siglos de historia sigue oculto ante la mirada de las mayorías.
Una mártir de los Derechos Humanos Olimpia de Gouges en 1791 escribió su famosa Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, que comenzaba con las siguientes palabras: “Hombre, ¿eres capaz de ser justo? Una mujer te hace esta pregunta”.
Algo ha cambiado en tres siglos, pero no lo suficiente. Millones de mujeres siguen buscando argumentos que les permitan demostrar cabalmente que son ciudadanas en situación de igualdad. Las barreras más grandes a vencer son la falta de acceso a la justicia, así como el poderoso desprecio sexista. Ese desprecio que también humilla a los hombres  equitativos y los aísla de las mayorías del poder porque les consideran peligrosamente feminizados.
Por eso invito a nuestra presidenta electa, Laura Chinchilla, a no gastar en regalos, flores y discursos sobre las mujeres este 8 de mayo sino a ofrecer políticas públicas que hagan efectiva la equidad. Que se reivindique la historia, una historia que nos hará más libres, que nos permitirá transformar a nuestra sociedad y erradicar el sexismo y la discriminación.
Para de una vez por todas liberarnos de un machismo que está acabando con nuestras madres, hermanas, primas, hijas, vecinas y amigas. Porque para qué rajar de que somos un país de paz si la esperanza en muchas familias se ha esfumado y quedamos a expensas de la violencia que hoy tiene a 14 familias huérfanas.  
Sígueme

Marlon Mora

Periodista @canalucr. Académico #UNA. Director de los proyectos @votoCR @panycircocr y Humanismo UNA. Consultor ONU. #DDHH #Periodismo #ComunicaciónPolítica
Sígueme

Latest posts by Marlon Mora (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *